Blog post

Gestionar las mañanas con niños

Las mañanas con niños son uno de los puntos negros del día en muchas casas. Para empezar ya regular la jornada, lo que es muy desagradable. Además, entramos en la rutina de que las cosas no funcionen bien y parece que lo asumimos y esperamos que así sea. Pero en realidad, podemos gestionar las mañanas con niños. Podemos conseguir que sean incluso agradables y no salir con el goterón de sudor y con la mitad de la energía que hemos conseguido recuperar por la noche, según la jorrornait de turno, ya agotada.

Está claro que para ello tenemos que hacer una serie de esfuerzos pero creo que, una vez asumido y conseguido que sea algo rutinario, se agradece mucho empezar el día de forma tranquila, sin prisas, sin temer llegar tarde, sin desear soltar amenazas por doquier.

Cómo gestionar las mañanas para que no sean de Ibuprofeno

Mesa de desayuno

Podríamos dividir la estrategia temporalmente ya que hay cosas que tenemos que hacer antes y otras durante la mañana.

El día de antes

  • por la tarde antes de que los niños se acuesten, preparar con ellos todo lo que vayan a necesitar al día siguiente, desde la ropa hasta la mochila. La idea es que participen para que vayan aprendiendo a hacerlo hasta que lo consigan completar de forma autónoma.  Si son muy pequeños lo prepararemos nosotros. Yo esto lo hago de forma semanal; el domingo preparo la ropa de los niños de toda la semana (más información aquí).
  • Nosotros haremos lo mismo con nuestras cosas, incluso el táper de turno si comemos en el trabajo. Podemos hacerlo con ellos presente, verbalizando lo que hacemos, de forma que servimos de ejemplo. O incluso pedirles ayuda, que se sienten partícipes e importantes y eso fomenta la colaboración (otras veces te pueden mandar a paseo porque están encantados jugando, por supuesto).
  • Desayuno. Igualmente lo dejamos todo lo organizado que podamos; mesa puesta y todo a mano para que lo que vayamos a tomar se prepare lo más rápido posible. Esto nos va a ayudar mucho a gestionar las mañanas con niños porque el tiempo que ganemos por dejarlo preparado podremos dedicárselo a ellos.
  • Acostarse todos temprano. Fundamental sobre todo en el caso de los niños porque que descansen lo suficiente es fundamental para su desarrollo y básico para que no les cueste tanto despertarse y arrancar. Esto también nos pasa a los adultos solo que a veces preferimos sacrificar algo de sueño por tener un poco de vida. De vida de adultos, de pareja, en silencio se entiende.

Por la mañana

  • Madrugar un poco más que los niños. Así, cuando se despierten, estaremos listos y seremos todo suyos. Esto hace que solo tengamos que concentrarnos en ellos y podemos estar más centrados. No tendremos la mente repartida entre dónde está la camisa que me quería poner y supervisar si se está vistiendo. Primero porque la preparé ayer (minipunto). Y segundo porque ya la llevo puesta (otro minipunto).
  • Levantar a los niños con tiempo suficiente. Dejarles que duerman un poco más porque nos da pena es, en mi opinión, el primer causante del caos mañanero. Esos 15 minutos de más que quieres que duerman, pues mejor obtenerlos acostándoles antes. Que así, además, antes tendrás paz tú.
  • Despertar a los niños con amor. Poder acurrucarnos unos minutillos con ellos es la mejor forma de empezar el día. Conectamos con ellos y así es más fácil que estén receptivos y colaboradores. Además, respetamos su despertar dándoles tiempo.
  • Calcular el tiempo que necesitamos y un poco más. Creo que es fundamental que vayamos con unos minutos de sobra porque tener sensación de que tenemos tiempo reduce el estrés. Cuando nos damos cuenta de que vamos tarde, nos disparamos, nos entra el agobio y no estamos centrados. Metemos prisa a los niños e incluso les hablamos mal, lo que les paraliza y ahí amigüis, estamos perdidos.
  • Establecer un orden y una rutina. Si siempre hacemos las cosas en el mismo orden, los niños se acostumbrarán y todo será más fluido. Aunque por supuesto habrá que hacer recordatorios, eso es así y mejor asumirlo, serán menos. Además, esto propicia la autonomía. Una idea estupenda es hacer una tabla de rutinas en la que dibujemos/escribamos junto con los niños la secuencia de pasos que hay que dar por la mañana para prepararnos para ir al cole. Por ejemplo: hacer pis, desayunar, recoger mi plato, lavar cara, manos y dientes, vestirme, calzarme y ponerme la mochila. Se puede hacer con dibujos de cada acción o con fotografías del propio niño realizándolas.
  • Dar un tiempo para cada cosa. Si se eterniza el desayuno o se queda en la parra vistiéndose, se complica la mañana. Pero los niños pequeños no tiene desarrollado el concepto de tiempo así que les cuesta. PAra facilitárselo podemos:
    • Indicar en el reloj cuándo tendrá que estar vestido o lo que sea. Por ejemplo, “cuando ponga 08:40 tenemos que salir”.
    • Hacer un reloj que contemple cada paso (poniéndole el dibujo que corresponda en un reloj de pared).
    • Usar un cronómetro. Mejor incluso un reloj de arena, que es más visual y favorece que perciban el paso del tiempo.
  • Usar canciones o melodías para el inicio de cada paso. Eso facilita la transición. En casa, por ejemplo, entonamos esta frase “a desayunaaaar, a desayunaaaar” en plan gracioso.
  • Desayunar juntos para pasar un rato, por breve que sea, en familia. Charlar sobre lo que se va a hacer ese día centra al niño

Requisitos emocionales para gestionar mañanas con niños

Madre mía, la vida, cuando estás más empanado, con las legañas aún pegadas, te exige darlo todo…  En fin, así son las cosas pero es que, esforzarnos por estar bien nos compensará muchísimo para empezar bien el día.

Mujer por la mañana

AUTOCONTROL

El factor clave para gestionar las mañanas con niños es poder ir dominando la montaña rusa emocional que supone. La concentración que implica para que no olvidemos nada se une a la atención dividida imprescindible. Y es que mientras estás pensando que no se te olvide coger la fruta de la nevera, tienes que estar atenta a si ya se está vistiendo.

Cuando nos ponemos nerviosos tanto lo que verbalizamos como lo que mostramos a los niños es ansiedad pura. Y, como ya hemos comentado, eso les bloquea. Es mejor “actúar” disimular nuestro estrés y seguir conectando con ellos, hablando, bromeando… para que colaboren lo máximo posible.

SENTIDO DEL HUMOR

Ser capaces de reírnos de los desastres cotidianos o al menos de no poner el grito cuando el niño derrame la leche es maravilloso. Además de facilitar la gestión de las mañanas con niños, es el mejor ejemplo que darles.

Por otro lado, bromear con ellos favorece la conexión, se sienten tenidos en cuenta y eso potencia la cooperación. Y, por supuesto, estar contentos y de buen humor también la favorece. Nada que ver el día que se levanta uno positivo con el día que está uno de bajón.

EMPATÍA

Entender el momento del niño, que esté perezoso, que lloriquee buscando nuestra atención consigue que no perdamos los nervios y seamos respetuosos con ellos. Y, al final, se tarda menos en escucharles y ofrecerles retroalimentación positiva, que en tener el pollo que, además, es negativo en todos los sentidos.

En fin, las mañanas con niños no suelen ser fáciles pero si hacemos pequeños cambios poco a poco, ¡seguro que mejoran!

¡Ánimo y mucho café!

taza de café

¿Cómo os organizáis por las mañanas? ¿Salís al borde del divorcio?

Si te ha gustado esta entrada, déjame un comentario. ¡No sabes la ilusión que me hace! Y ya si la compartes… ¡laperalimonera!

GRACIAS POR LEERME

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.


¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

Comments (12)

  • lalocadelpelogris

    septiembre 17, 2018 at 5:31 am

    A nosotros de momento nos suele sobrar tiempo. Somos dos contra uno y el solo se encarga de despertarse con tiempo maaaaas que de sobra…. Pero si llegara el día en que habrá que organizarse.

    1. Nuria

      septiembre 17, 2018 at 7:07 am

      Eso nos pasaba a nosotros con El Nuevo cuando solo teníamos uno. Como se despertaba entre las 6 y las 6:30 es que abríamos el trabajo jajaja. Además es que se quedaba en la cuna trabajando mientras nosotros nos arreglábamos y demás. Una maravilla. Ahora tengo a dos enanos correteando por toda la casa, algunos ratos muy malhumorados y 600 cosas más de las que estar pendiente. Pero lo gestionamos bastante bien. El mediodía es peor jajaja.

    2. Nuria

      septiembre 17, 2018 at 7:07 am

      Muchas gracias por leer y compartir. Me da la vida.

  • Elisa

    septiembre 17, 2018 at 5:52 pm

    Nuria… me lo apunto tooodo! Nosotros ya solemos organizarnos de antemano… y diría que 2 / 3 días de 5 vamos en hora y bien… pero hay días… que… ¡vaya desastre! Se rompe un escalafón en la rutina diaria mañanera donde tooodo está cronometrado.. y es como un castillo de naipes, o un efecto dominó. Pero trabajamos por mejorar 🙂 Me ha encantado!!

    1. Nuria

      septiembre 18, 2018 at 12:46 am

      Aaayyy, si es que de esos días habrá siempre. Lo mejor es asumirlo y abrazar el caos. Jajaa. Yo lo evito yendo con muuucho tiempo pero no siempre es viable. Muchas gracias por leer y comentar. Me alegro de que te haya gustado.

  • María del Carmen Llamas Millán

    septiembre 17, 2018 at 9:48 pm

    Super ideas! Me ha encantado! AhoaA deseando el post de dormir jajajajajaj! Mil gracias por estos consejos tan útiles

    1. Nuria

      septiembre 18, 2018 at 12:45 am

      ¡Muchas gracias a ti por leer y comentar! Me alegro de que te haya gustado.

  • Sonia Barroso Carrera

    septiembre 18, 2018 at 6:37 am

    Yo hago muchos de esos tips, especialmente organización del día antes y madrugar, pero es que al mío nunca hay que despertarle porque se levanta él y no para en todo el día (es hiperactivo, estoy convencida) y además es muy intenso y tiene exactamente la misma edad de tu mayor. Por eso no he tenido dos y por eso mismo llevo unos meses divorciada, por lo que mi día a día es aún más sufrido. Ánimos y adelante con la bimaternidad

    1. Nuria

      septiembre 21, 2018 at 5:45 pm

      Nosotros estamos viendo La Luz AHORA. El mayor ha sido de tocar diana a las 6 diariamente. El peque no tanto pero las noches hasta hace un mes me han quitado años de vida. Siento lo del divorcio. Mucho ánimo, fuerza y paciencia. Seguro que vienen etapas mejores. Abrazo inmenso. Y mil gracias por pasarte, Sonia.

  • Maika

    septiembre 18, 2018 at 7:02 pm

    Ayyyy pues en mis mañanas hay paz y hay caos depende de si han dormido lo suficiente o no, los míos son muy dormilones y si a eso unimos que esa tarea es exclusiva mía ya que su padre se va a trabajar mucho antes…
    La noche anterior dejo la ropa lista y sino por lo menos en mente, hasta el lazo del pelo jejeje si da tiempo nos recreamos en el peinado y sino cepillado y lazo al lado y a correr…menos mal el cole lo tenemos a 5 min al paso de ellos…

    1. Nuria

      septiembre 21, 2018 at 5:39 pm

      Hacerlo sola es duro pero, a veces, al menos a mí me pasa, que me organizo mejor jajajaaj. Pero, claro, cansado. Ánimo con esas mañanas. Muchísimas gracias por leer y comentar.

  • Planeando ser padres

    septiembre 24, 2018 at 6:06 pm

    Todo parece muy lógico y muy bien pero vamos, lo de dejar la mesa puesta de noche y acostarse antes ¡aquí imposible! Pese a nuestra desorganización habitual, las mañanas me salen bastante bien. En 45 minutos lo logro todo sin dramas. No es que sea un tiempo récord, pero conociéndonos, podría necesitar 2 horas 😛

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entrada anterior Entrada siguiente

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies
ACEPTAR

Aviso de cookies