Blog post

Controlar el uso del móvil

El móvil, ese maravilloso invento del demonio… que tanto ayuda pero, a la vez, desayuda. Facilita la comunicación porque estamos a golpe de clic para contactar con quien queramos a lo largo y ancho del mundo, pero nos desconecta de aquellos con los que estamos físicamente. Nos acerca más que en toda la historia de la humanidad al conocimiento, pero nos pierde en falsas informaciones, titulares sin contenido serio y visionado en bucle de vídeos, memes y fotos de (falsas) vidas idílicas. Facilita la vida porque podemos buscar y comprar cualquier artículo, pero merma la capacidad de espera, la demora de la gratificación y potencia el consumismo. Por ello, encuentro fundamental CONTROLAR EL USO DEL MÓVIL.

Creo que la era digital ha llegado de forma tan brutal y rápida a nuestra vida, que no nos ha permitido realizar un periodo de adaptación. No ha habido prácticamente transición de la era analógica a la digital de forma que no podemos ir valorando los contras para evitarlos, ni prácticamente hacer prevención de los aspectos negativos porque no nos da tiempo a preverlos.

La importancia de hacer un uso razonable del móvil:

  • Ser buen ejemplo para nuestros hijos (en este post hablé sobre niños y pantallas).
  • Vivir el momento presente con la implicación que tiene para disfrutarlo, observarlo, buscar soluciones si fuera necesario.
  • Respetar a las personas con las que estamos atendiéndolas como es debido.
  • Hacer que nuestros hijos sientan que son lo más importante para nosotros.
  • No perder el tiempo.
  • No caer en la infoxicación digital (exceso de información que no nos facilita encontrar respuestas).

Cómo controlar el uso del móvil

Para usarlo menos, que tampoco es el mal integral:

  • Notificaciones en silencio. Todas. Mejora aún si ni siquiera nos aparecen notificaciones visuales pero, si lo hacen, que sean lo más discretas posibles. Por ejemplo, que no aparezcan con la pantalla bloqueada.
  • Llamadas en sonido (así evitas mirar por si ha pasado algo; si ha pasado algo o hay algo urgente te llamarán).
  • En línea con lo anterior, poner en el estado de Whastapp algo tipo: “si es urgente, llámame” o echarle huevos y directamente quitarte la aplicación del móvil. No hay valor (por mí hablo).
  • Venirse arriba y eliminar la aplicación que veas que más tiempo te roba. Si no la tienes, no entras. En plan comer sano que si no quieres comer galletas no las tengas en la despensa. Básico.
  • Tener un aparcamiento para el móvil. Me parece fundamental por higiene mental buscar un sitio en casa (para luego no acabar loco tratando de encontrar el móvil) en el que dejar los dispositivos electrónicos.
  • Si estamos con amigos, no tener el móvil a la vista. Si lo tienes a mano es más probable que lo mires.
  • Establecer un horario en el que sí/no usar el móvil.
  • Fijar una hora tope a partir de la cual no usarás el móvil por la noche.
  • Usar un despertador para no necesitar tener el móvil en el dormitorio y así no caer en la tentación de mirar el móvil en la cama, si te desvelas…
  • Pon una Alexa en tu vida. Es una más en la familia y me parece una gran ayuda para controlar el uso del móvil. En mi caso porque me permite hacer varias cosas para las que suelo recurrir al móvil:
    • poner música,
    • agendar en el calendario del móvil,
    • anotar tareas,
    • apuntar cosas en la lista de la compra
    • establecer recordatorios (tipo que a las 10 de la noche te diga que pongas los garbanzos en remojo) y
    • poner temporizadores (para la cocción del arroz, para avisar de cuándo tenemos que prepararnos para ir al baño).

Para usarlo bien:

  • Tener muy presente QUÉ IBA A HACER YO cuando lo cogí para no acabar viendo memes o vídeos de inventos extraordinarios. Que esto no está mal pero igual no es lo que más te aporta y al final ha pasado un ratazo y no has llamado a tu padre. 3 hurras por el móvil como distracción en un momento de la vida me arrastra y quiero matar a alguien. Ahí sí, ves tú.
  • Gestionar el tiempo de uso del móvil. En el iPhone aparece tal que así, en el menú de ajustes. Creo que existen aplicaciones para el efecto para otros sistemas operativos como por ejemplo la app “bienestar digital” de Google.

Nos permite varias funciones entre las que yo encuentro más interesantes morir del susto al ver las horas y lugares de uso del móvil (“informes semanales”), seleccionar un tiempo de inactividad y limitar el uso de apps como podéis ver en la imagen que sigue.

En la imagen inferior podéis ver con más detalle el apartado de informe de uso. El gráfico aparece sin datos porque se había actualizado el sistema operativo. Pero, vamos, los anteriores, un drama.

En la siguiente imagen podéis ver que desglosa el uso por aplicación. Es ahí donde ves que si todas las horas dedicadas a Instagram las dedicaras a aprender chino, estarías a punto de ser bilingüe. Y mueres. Y no te salen las cuentas. También ofrece información sobre las consultas que realizas y las notificaciones que recibes.

 

  • Contrastar bien la información que lees. Yo aplico mucho la máxima de Sto. Tomás, si no lo veo, no lo creo, porque la cantidad de información falsa y fake news que circulan por internet es inconmensurable.
  • No entrar en polémica o no responder a polémicas (a menos que te vaya la marcha). Es un desgaste de energía absurdo, máxime cuando el de “enfrente” es un desconocido.

Y básicamente, estas son las estrategias que pienso pueden ayudar a controlar el uso del móvil. No creo que sea capaz ahora mismo de llevar a cabo todas porque lo uso para trabajar, para el blog y sus respectivas redes y para mi proyecto Disciplina positiva Córdoba, así como para leer. Pero, desde luego, quiero mejorar este aspecto de mi vida ya que no quiero que condicione la relación y atención a mis hijos ni que me robe un tiempo excesivo que debo dedicar al descanso, autocuidado, tiempo en pareja…

¿TE HAS PLANTEADO CONTROLAR EL USO DEL MÓVIL? ¿CÓMO Y POR QUÉ?

TE LEO.

 

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

Comments (14)

  • Mar

    enero 13, 2020 at 8:07 am

    Totalmente de acuerdo, mi teléfono tiene una opción para bloquear las aplicaciones q quieras a partir de una horas y hasta la hora q desees. La pongo pero resulta q llega un dia q necesito buscar algo para el cole y la quito, se m olvida volver a ponerla y al final después de varios días m doy cuenta de q estoy perdiendo el tiempo en tontunas varias y así transcurre mi vida, pero gracias a ti le he dado voz e intentaré ser más consciente de ello y ponerle solución en la medida q pueda. Gracias cariñet x todo

    1. Nuria

      enero 13, 2020 at 9:03 am

      Me alegro mucho de que te haya servido. Es que el móvil puede ser tan útil como, a la vez, un agujero negro temporal. Muchas gracias por tu comentario.

  • Santi

    enero 13, 2020 at 10:57 am

    Tremendo post, Nuria.
    Verdaderamente tenemos un problemón con este invento del demonio que, como bien dices, nos acerca y nos separa.

    Desde que nuestra familia creció siempre tuvimos un objetivo claro: ser valor de referencia. A medida que iban creciendo nos dimos cuenta de que el teléfono tenía que irse restringiendo. Decidimos poner en la entrada de la casa los teléfonos como lo hacemos con las llaves. A veces hacemos uso de él durante la tarde pero a escondidas: y hacer algo a escondidas no es valor de ejemplo. A golpe de esfuerzo estamos desintoxicándonos. Volver al reloj de pulsera fue un avance y ahora, como bien sabes, queremos volver al reloj de mesilla digital que nos despierte con la radio y así alejarlo para siempre de nuestro alcance.

    Los tips que das de los porqués y trucos para evitar el uso con otras opciones: ME HA ENCANTADO.

    Gracias por tu ayuda, grande Nuri, grande.
    Santi

    1. Nuria

      enero 22, 2020 at 5:22 pm

      ¡Qué cracks sois! Tampoco pasa nada por esconderse un ratín en el baño móvil en mano ja, ja, ja. Eso es autocuidado, ¿no? Ja, ja, ja.

      Muchísimas gracias por tu tiempo leyéndome y comentando. No sabes lo que se agradece. Me alegro de que te haya gustado.

  • Eulàlia

    enero 13, 2020 at 10:16 pm

    Un post súper necesario. Yo al acostarme lo pongo en “modo no molestar” y no me entero de nada hasta que suena el despertador, por su te vale como idea también 😉

    1. Itsaso

      enero 14, 2020 at 8:59 pm

      Yo hago lo mismo, lo tengo programado en horario de noche y para que se desconecte solo y solo suena si me llaman los contactos que tengo seleccionados y las alarmas, sino ni siquiera sé ilumina la luz si me llega algo.

    2. Nuria

      enero 22, 2020 at 5:24 pm

      Yo también lo hago, es que ya dejarlo en que notifique me parece de locos. El problema es que meto en la cama y lo miro más rato del que debería jajaja. ¿Cómo me puedo poner en modo no molestarme a mí misma? Ja, ja, ja.

      Muchas gracias por tu comentario, Eulália. Lo aprecio mucho. Besitos.

  • Krika

    enero 14, 2020 at 4:40 am

    Pues unas cuantas cosicas sí que voy a poner en práctica, sobretodo lo del horario. Instagram y facebook ya me los quité y me fue bien, la verdad, pero jo, es que os echaba mil de menos, jeje. Un besote!

  • Itsaso

    enero 14, 2020 at 8:56 pm

    He alucinado con lo de las horas que pasas con el móvil…. No había mirado esa opci6en el móvil nunca h me he quedado así
    He puesto límite en algunas aplicaciones.
    Me ha gustado la entrada del blog.

    1. Nuria

      enero 22, 2020 at 5:25 pm

      Itsaso, me alegro mucho de que te haya gustado. El problema es ese, que no nos damos cuenta del tiempo invertido… Un rato aquí, otro allí, una hora de una tacada… Un desperdicio.

      Muchísimas gracias por tu comentario y tiempo de lectura. Lo valoro un montón.

  • Paula

    enero 14, 2020 at 8:56 pm

    Habría que deshabilitar todas las cookies para que no te aparecieran todo el rato noticias y anuncios afines a ti que te llevan a perder 3 horas mirando enlaces, cuando tú lo que querías era llamar a tu padre, como bien dices. Jo es que lo piensas así y el control que ejerce sobre nosotros es brutal: vas a mirar la lista de interinos de tu comunidad y acabas mirando una receta de cupcakes o cualquier otra cosa que el móvil considere oportuno en ese momento. ¡Muy fuerte!

    1. Nuria

      enero 22, 2020 at 5:26 pm

      Pobres padres, cuántas llamadas perdidas entre anuncios… ja, ja, ja. Toda la razón. Y un temazo es eliminar los correos publicitarios que nos llegan al mail Yo hace tiempo hice una limpia bastante buena pero creo que debería dar otra batida.

      Muchas gracias por leerme y comentar. ME anima a seguir. Un abrazo.

  • Lorena

    enero 20, 2020 at 9:56 am

    Hace días que vi la publicación en Instagram pero no ha sido hasta hoy que he leído el post entero. Me siento totalmente reflejada, es uno de mis propósitos que llevo proponiendo y no acabo llevar a cabo.
    Pero me uno al reto y espero conseguirlo…Nada de móvil cuando estén los peques.

    1. Nuria

      enero 22, 2020 at 5:27 pm

      Me alegro mucho de que te haya resultado de ayuda. A ver si vamos mejorando este tema que yo creo que nos va a dar calidad de vida.

      Mil gracias por comentar y leerme. Un abrazo.

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entrada anterior Entrada siguiente

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies
ACEPTAR

Aviso de cookies