Blog post

Así empezó todo

Así empezó todo; con una boda maravillosa.

Nunca he sido una niña que soñara con el día de su boda, con su traje de novia ni cosas por el estilo. De hecho, toda la parafernalia que rodea al mundo bodil me daba bastante pereza y no quería gastarme un pastizal en el disfraz, que es lo que para mí era un vestido de novia. Pero decidimos dar el paso, sin mucha emoción por el día, sino más bien por lo que representa. Si bien es verdad que los sitios elegidos emocionaban porque eran una pasada. Afortunadamente, dado que nos casábamos a 1.000 kilómetros de donde vivimos, contamos con la inestimable ayuda de mi padre, el Wedding Planner. ¡Qué gusto, qué organización, qué gestión! El día fue espectacular  y lo pasamos genial. INDESCRIPTIBLE. Pese a tener ya una considerable resaca del día anterior acabamos en la playa hasta las 9 de la mañana. Y llevados por la emoción de la boda y del viaje, volvimos con un regalo en forma de embrión. Quizá sea cierto que los niños vienen de París. ¿O tal vez de isla Mauricio?

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.


¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

Comments (2)

  • Asun Babío

    agosto 31, 2017 at 8:06 am

    Uiiii que bonito!!! Muchas felicidades! Y que sumen nuchos años mas

  • Paula Martos

    agosto 31, 2017 at 8:07 am

    Esas bodas son las mejores!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entrada anterior Entrada siguiente

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies
ACEPTAR

Aviso de cookies