Blog post

Apoyos para la lactancia materna

La lactancia es maravillosa y es salud. Pero muchas veces, no es fácil. Sobre todo el inicio, el establecimiento de la lactancia. Máxime cuando es tu primera vez. Así fue mi caso. Cuando nació El Santo, y pese a que me había informado bastante sobre el tema, tuve muchísimos problemas y lo pasé realmente mal. Pero, cabezona que es una y claro que tenía que eso es lo que quería, persistí. Fueron dos meses, dos, que no se los deseo a nadie. Pero pasó. Entre otras cosas, gracias a los apoyos para la lactancia que encontré, que son parte fundamental cuando el proceso se complica. Aquí os comparto algunos que me parecen básicos y que pueden resultar una inestimable ayuda cuando ya no puedes más, como Camilo Sesto pero con grietas o los pechos a punto de explotar (no mezcléis ambas referencias que os peta el cerebro).

Apoyos para la lactancia materna

Lactapp

Creada en 2102, actualmente está también en habla inglesa. Se trata de una aplicación con información que se creó para llegar al mayor número de madres posible. Ofrece artículos, sorteos, seguimiento de tomas y respuestas lo más personalizadas posible a las dudas que puedan surgir en relación con la lactancia. Para ello, vas eligiendo entre las opciones de situaciones que te plantea, la que más se asemeja a lo que estés viviendo.  Puedes encontrar información sobre grietas, extracción de leche, lactancia en tándem, creación de un banco de leche materna, mastitis, crisis de lactancia, destete… Cuando el resultado de la consulta requiere a un especialista médico, la propia aplicación así te lo indica. Me parece fundamental tenerla en el móvil antes de parir y empollársela un poco para saber dónde encontrar la información que podamos necesitar. Lactapp

Os dejo aquí un podcast en el que podéis conocer la aplicación de primera mano a través de una de sus fundadoras, Alba Padró, así como cuestiones básicas sobre lactancia materna. ¡Interesantísimo!

Lactancia materna AEP

En esta aplicación también se puede encontrar mucha información. Los contenidos los elabora el Comité de Lactancia materna de La asociación española de pediatría así que la información es fiable. No tiene el afine que tiene Alba lactancia porque no te conduce a través de preguntas sobre el problema que tengas, pero merece la pena tenerla para informarse previamente y consultar posibles dudas después.

Estás disponible tanto para IOS como para Android y también en inglés.

lactancia materna aep

E-Lactancia

Se trata de una web en la que realizar consultas sobre la compatibilidad de medicamentos y otras situaciones (como por ejemplo la depilación) con la lactancia materna. Actualmente contiene casi 25.000 términos y se actualiza constantemente. La elaboran pediatras y farmacéuticas de Apilam así que es una fuente totalmente fiable.

web elactancia

Si queréis saber más de este portal, en esta entrada del blog tenéis más información sobre su funcionamiento. Para mí, es un imprescindible que consulto en muchas ocasiones. En la imagen tenéis un ejemplo de una búsqueda.

elactancia paracetamol

Libros

Para mí, Un regalo para toda la vida: Guía de la lactancia materna, de Carlos González,, fue un poco una balsa en medio del océano. En él encontré normalización a mi situación así como respuesta a muchos de los interrogantes que tenía. Lectura totalmente recomendable.

Tú eres la mejor madre del mundo, de José María Paricio, aborda también otros temas relacionados con la maternidad, pero trata la lactancia y es muy interesante. Me gustó mucho este libro. Por cierto, el autor es el pediatra fundador de elactancia.org

GALM

Estas siglas responden a Grupo de Apoyo a la Lactancia Materna. Se trata de grupos de apoyo gestionados por personas, mayoritariamente mujeres, voluntarias. A través de su experiencia y conocimiento, apoyan a madres que están pasando por dificultades con su lactancia, o asesoran a futuras madres. En mi caso, fueron las salvadoras, a medias con el pediatra y por supuesto conmigo misma y mi madre y el maromo, de la lactancia de El Santo. Con unas grietas insoportables y un bebé que no solo no engordaba sino que incluso perdía peso alguna semana, yo estaba viviendo una situación límite. El (primer) pediatra no tenía ni flores de lactancia ni interés alguno pero, afortunadamente, la matrona hizo lo que hay que hacer cuando no se puede prestar la ayuda necesaria: derivar. Y me dio un folleto del GALM AlMamar que es el de mi ciudad (desconozco si hay más, la verdad). (Aquí os dejo una entrevista a Raquel López, miembro de este GALM).

AlMamar logo

Gracias fundamentalmente a Carmen y a Esperanza, que incluso vinieron a casa a asesorarme sobre la postura y el agarre, y gracias a las reuniones periódicas en las que ves que lo que te pasa es “normal” (por frecuente, claro), pude mantenerme en mis trece y sacar esa lactancia adelante. Aún recuerdo mis temores al acudir a la primera reunión, subiéndome a un taxi con ese miniser que solo dormía y con los bajos que veían las estrellas en cada bache. Insegura, expectante sobre lo que me encontraría y temerosa de que fueran unas “talibanas de la teta” (¡qué horror!). Pero nada más lejos de la realidad. Encontré calma, serenidad, respeto, comprensión e infinita voluntad de ayuda. En cada reunión a la que acudía salía fortalecida y con un chute de energía para perseverar que me duraba, o yo alargaba, hasta la siguiente reunión. Y además, gracias a ellas di con…

Un buen pediatra

El primer pediatra de El Santo, con el que duramos 2 visitas,  ya he comentado que era bastante ajeno a la lactancia materna y tampoco parecía muy interesado. Con lo fácil que es anotar en un papel una marca de leche de fórmula en un papel debía pensar él. Porque esto es lo que hizo en ya en la primera revisión, con marca y dosis incluidas. Alucinante. Sobre todo cuando yo le estaba mostrando interés por dar el pecho. No recuerdo bien, porque la memoria por suerte es selectiva y se deshace de las mierdas inútiles, pero me vino a decir que “da igual” y algo que yo recibí en plan “las madres locas…” Prefiero no acordarme. Peeeeeero, por obra y gracia del GALM y ante la sospecha de frenillo u otra alternación fisiológica como posible causante del no engorde, recalé en un taller de lactancia que lleva a cabo nuestro pediatra semanalmente, ahí es nada. Fue fantástico. Inclusó allí mismo revisó al niño. La bomba. Por supuesto, en cuanto pude (porque tienes que “aguantar” un tiempo hasta poder hacer cambio de médico), solicitamos que fuera él el pediatra de El Santo. Y mira que nos pilla en Mordor su centro de salud. Pero mereció la pena porque, con su apoyo y asesoramiento, salimos adelante. Fue lactancia mixta porque era necesario, pero la criatura mamó finalmente más de dos años.

madre dando el pecho

Mi recomendación es que durante el embarazo te informes todo lo posible sobre lactancia, incluso si a priori descartas dar el pecho. Porque, si no, es una decisión hecha a ciegas. Tal vez conociendo todas sus ventajas te animes. Y, sí lo tienes claro, también es fundamental que aprendas sobre lactancia y que ya sepas de antemano con quién puedes contar en caso de que surjan problemas, que busques especialistas o grupos de apoyo a los que echar mano si llega el momento. Por desgracia, en algunos casos, el personal sanitario está poco actualizado y hace recomendaciones erróneas, desanima e incluso por su proceder se “carga” una lactancia. A mí casi me pasó con El Santo, como os he comentado. De ahí la importancia en estar bien rodeado. Lo que me lleva a  que también es importante concienciar al entorno: maridos, abuelos, suegros, hermanos, cuñadas. O, al menos, conseguir que mantengan la boca cerrada jajaja. También así, calladitos, puede ser apoyos para la lactancia materna porque, molestar poco, es una cosa maravillosa, ¿o no? Ja,ja,ja.

¿Conocéis otros recursos de ayuda? ¿Qué dificultades os habéis encontrado en la lactancia?

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.


¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

Comments (2)

  • Planeando ser padres

    junio 12, 2018 at 8:49 am

    Las dificultades con la lactancia mejor no te las enumero, que después de 4 años y medio de teta sin parar con 2 churumbeles, creo que tengo 26 posts exactamente sobre complicaciones varias. Una cosa que no sabía hasta que me quedé embarazada, es que en los propios centros de salud suele haber grupos de crianza en los que suele haber expertas en lactancia para ayudar. Yo estuve 4 meses yendo cuando era primeriza y era un descanso saber que podía consultarlo todo ¡con lo mal que fueron mis inicios!

    1. Nuria

      junio 13, 2018 at 6:22 am

      Pues la verdad es que desconozco que por aquí existan esos grupos en los centros de salud. Sí que está la preparación al parto pero más allá de eso no he oído. Yo, afortunadamente, tras un inicio muy duro, no he tenido mayor problema.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entrada anterior Entrada siguiente

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies
ACEPTAR

Aviso de cookies