Blog post

Pues el primer día de cole finalmente llegó, hoy 12 de septiembre de 2017. Digo finalmente porque a los padres nos suele entrar ansia viva bien porque estamos fritos ya de tanta amorosa convivencia, bien porque estamos agotados tras llevar peleándonos dos meses con la conciliación, bien porque nos mata la incertidumbre de cómo se va a adaptar. En este caso, entro en el tercer grupo.

Cierto es que tenía mucha fe en que todo iría bien porque conocimos su aula y a su tutora (ventajas de ser de la casa) antes de verano y con la suerte de que había niños y estuvo jugando un ratín. Así que todo el verano al hablar del tema decía que quería ir a “jubar con sus amibos”. Pero ya sabéis que una característica esencial del comportamiento de los niños de estas edades es dejarnos con el culo al aire así que, algo de miedín tenía. Máxime cuando soy orientadora en su cole 🙄… y ya se sabe que en casa del herrero… niño que te monta la rabieta delante de todos los padres y medio claustro.

Como me parece muy importante anticiparle las cosas a los peques, además de hablar sobre el cole y contarle cómo sería durante el verano, el fin de semana le envolvimos su mochila y le metimos dentro un juguete. Es mi versión española del Schultüte alemán, una especie de cucurucho con regalitos que les dan a los niños en su primer día de cole para que tengan un buen recuerdo y lo afronten con alegría. Le gustaron mucho ambas cosas.

 

Curiosidades del primer día de cole:

  • Los Santos han llegado pronto al cole. Demasiado pronto con la consecuente posibilidad de que la criatura se cansara de esperar. O nos pasamos o no llegamos.
  • Aparcar en los alrededores del cole es, cuanto menos, farragoso: calles estrechas y laberínticas si no las conoces y poco sitio. El maromo se ha lucido aparcando enfrente de una cochera, sobre la acera y sobre línea amarilla. 3 en raya, pleno al 15. Me manda una imagen (porque cambiábamos coches para la vuelta y así sabíamos donde estaba el del otro) e hiperventilo un poco. Soy incapaz de aparcar mal. Lo cuento sin ánimo de rajar gratuitamente pero es que eso lleva a lo siguiente…
  • Cuando yo salgo a su encuentro para llevar al peque a clase decide irse a aparcar bien. Por supuesto no encuentra sitio por ningún lado y cuando se presenta en clase ya no hay ni piter. Todos los padres se habían ido ya. Le digo que se asome vaya que la caguemos y El Santo entre en crisis. Pero, como la criatura estaba feliz y la seño es un cielo le dice que pase, que no se puede perder el primer día de cole de su hijo. Lloro. Suertaza de seño tenemos.
  • Previamente a toda esta liada, como iban sobrados de tiempo, el maromo se había colado en el cole, así por la cara. Según él por no molestar… pero en lugar de quedarse en la entrada esperando, que es lo normal, a que llegara la hora de ir a la clase y que yo saliera a su encuentro se ha dado un garbeo por todo el centro. Y precisamente pequeño no es. No sé como ha acabado en la clase de la madrina de El Santo. Por no molestar, dice. Ja,ja,ja. Pero eso ha sido finalmente grandioso porque cuando me he visto sola ante el peligro o más bien ante un hijo que me decía que pis ahí (en el baño) no quería, que quería en un árbol del patio (Zeñorrrr) la madrina me ha salvado con una galleta. ¡Bendita seas amiga!
  • Todos los niños han ido con el uniforme. Todos menos El Santo. Glups. Pero es que es azul celeste… muy mono pero el jorror para quitar las manchas. En mi defensa diré que del grupo de niños de su clase que fue ayer (los dividen para la adaptación) casi ninguno lo llevaba y que no es obligatorio. Nos ha tocado el grupo con los padres peritas. Desastre (por nosotros lo digo). Me he diluido entre la gente para no dejar impronta y que no me asocien con la madre del niño sin uniforme cuando me presente como la orientadora.
  • El Santo no solo no ha llorado sino que se ha puesto a jugar feliz como Peter in his house. Es el NOUNIFORME POWER jajaja. Y es que este pollo es ver un niño y como si viera drogaina. ¡Lo que le gusta jugar y hacer amigos!
  • Cuando me he ido de nuevo a mi despacho (he estado un rato en la clase entre echar una mano y babear un poco) he pensado si hacerle la cobra y hacer mutis por el foro. He amagado pero no me ha parecido muy generador de confianza hacer una bomba de humo. Le he dicho que me tenía que ir a trabajar un ratito y que ahora venía. He visto una inmensa tristeza en su rostro. Bueno, inmensa igual no. Pero me ha reconfortado porque me he sentido querida. Le ha durado alrededor de 3 nanosegundos y se ha ido a seguir haciendo el cabra.
  • En el trayecto de vuelta a casa casi se soba la criatura. Estaba hiperestimulado porque no solo ha sido el cole, sino saludar a muchos adultos (mis compañeros) y recorrerse el colegio a lomos de su padre jajaja.
  • Estaba entre “retarme” con no comer o echarse la siesta del siglo. Le he dejado a su flor y después de comer yo le ha parecido que era el momento y ha comido mejor que nunca, de cantidad y variedad, ánimo, charlando sobre el acuario de Gijón e imitando a un tiburón. ¿Será un espejismo o puede que entremos en una buena rutina menos tocawebs?

Lo que más me ha gustado ha sido que verle feliz, al final lo interpreto como una consecuencia natural de sentirse seguro y nada me puede dar más gustito. Igual algo estamos haciendo bien.

Así que ha sido un día maravilloso que seguramente se estropee, porque aún queda mucha tarde jajaja. Aprovecho que ha pedido ver Los Pitufos y que El Nuevo duerme (astros alineados) para contarlo porque estoy de subidón. Más fuerte será la caída.

¿Sabes cuando estás en flow maternal? Pues eso.

 

via GIPHY

Si no fuera porque no le he llevado con uniforme, vamos que ni lo he comprado, me sentiría una madre alfa total. ¡Si hasta la muda de recambio he dejado allí! Y marcada y todo. Vale, ayer a toda prisa y con rotu (ojocuidado rotu textil que tan cutre no soy) pero vale igual.

¿Qué tal el primer día de vuestra prole? ¿Ha sido primerprimer día o vuelta al cole?

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.


¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

Comments (5)

  • Lorena Santamaria

    septiembre 12, 2017 at 7:22 pm

    ¡Qué genial que curres allí mismito!Me alegro de que haya ido bien 🙂

  • Amidala

    septiembre 12, 2017 at 8:20 pm

    Qué me alegra que haya ido tan bien!!! Sobre todo por tu reputación como orientadora… Me parto con tu gif del final

  • Paula

    septiembre 13, 2017 at 5:47 am

    Bueno, pues pese a los incidentes ha ido muy bien, ¿no?
    Nosotros el año pasado la adaptación bien, pero en cuanto acabó la adaptación fatal. Pero bueno mi niño y el tuyo creo que no afrontan igual estás cosas.
    Este año sin embargo va todo sobre ruedas 🙂

  • Mamá Pingüino

    septiembre 17, 2017 at 6:05 pm

    La verdad es que la ventaja (o el inconveniente) de las que somos “seños” es que conocemos todo! Me parece que habéis tenido un inicio bastante bueno, no? Espero que haya seguido así!

    1. nuria_nueve_meses

      septiembre 20, 2017 at 1:36 pm

      Por ahora va todo genial. También en el aula matinal que le dejo para poder currar yo un poco. La semana que viene se estrena en comedor. Esperemos que vaya bien. Grcias, guapa.

Deja un comentario

Entrada anterior Entrada siguiente

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies
ACEPTAR

Aviso de cookies