Blog post

Excursión a Hornachuelos

El Santo, dada su edad, necesita más actividad y estimulación. Nosotros, sus padres, dada nuestra precaria salud mental (debida a las jorrornaits, carga mental, cambio de pañes en bucle y demás vicisitudes de la maternidad) necesitamos salir de casa porque, con los dos, se nos caen las paredes. En la calle como que se diluyen los gritos y hay más estímulos distractores. Así que, un domingo cualquiera de primavera, mientras le daba el pecho a El Nuevo en la cama, me llegó un Whatsapp del padre desde el salón proponiéndome irnos a pasar el día a Hornachuelos de excursión con los  niños.
Queríamos ir porque unos amigos nos habían comentado que hay un parque mucho chulo para los peques. Además, yo conocía el pueblo, que es una maravilla con unos espacios naturales increíbles, y sabía que se podía comer en un restaurante con unas vistas al pantano espectaculares. Así que, preparamos todo lo necesario, que con dos niños uno de ellos recién nacido, no fue visto y no visto, y allí nos fuimos.
Desde Córdoba capital se tarda alrededor de 50 minutos en llegar y la carretera es buena. Nosotros llegamos a la hora de comer así que nos fuimos directamente al pantano. Es recomendable llegar pronto porque para el camino es estrecho y si no tocará aparcar más lejos.
Antes de la entrada del restaurante hay una casita con tobogán que os facilitará la espera con los peques. Las vistas, como podéis ver en la imagen de debajo, son espectaculares.
pantano Hornachuelos restaurante embarcadero
Estas son las vistas desde el restaurante El Embarcadero donde, por cierto, comimos bastante bien. Ojo que a veces no les llega la cobertura para pagar con tarjeta 😱
Después de comer, fuimos a dar de comer a los patos del pantano pero no había ni uno… Normalmente suelen estar por allí. Así que el pan guardado, para la cena jeje. Afortunadamente El Santo no entró en crisis cuando vimos que no había ningún animal por allí.
pantano Hornachuelos

 

Nuestras grandes fotos familiares. Seguro que os suena.
Abortada la misión alimentar a los patos, volvimos al coche y pusimos rumbo al parque molón. Del embarcadero al parque hay bastante distancia y cuesta arriba así que ir andando para bajar la comida está muy bien, pero cargando con los dos pollos y con calor no es muy bonito.
parque infantil Hornachuelos
Imagen de la web del Ayto. de Hornachuelos
El parque es muy chulo, la verdad. Con un par de mesas de picnic, cuartos de baño (curiosamente limpios) y muchos y variados columpios. Y, lo mejor, el súmmum del bienestar en los paruqes, ¡suelo de goma! Nuestro error fue ir después de comer porque estaba todo recalentado y los columpios quemaban pero si se va en otra época del año no hay problema.

¿Habéis oido hablar de Hornachuelos? ¿Os gusta hacer excursiones a pueblos?

9 besos y 1 abrazo

Puedes encontrarme en

Facebook: Nueve meses y un día después

Twitter: @nuevemesesundia

Instagram: @9mesesy1diadespues

Mi casa 😉

Si os mola, podéis compartir el post pulsando la imagen de un sobrecito que veréis justo aquí debajo. O desde cualquiera de mis redes (que tenéis justo más arriba). ¡Os lo agradecería mucho, mucho, muchooooo!😍😍
 

 

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.


¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Entrada anterior Entrada siguiente

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies
ACEPTAR

Aviso de cookies