Blog post

Pedir perdón a nuestros hijos

La importancia de pedir perdón a nuestros hijos ha sido subestimada durante muchísimos años. No sabría decir desde cuándo pero sí desde al menos la época de mis abuelos, dudo mucho de que, en general, los niños hayan recibido muchas disculpas. Está claro que pedir perdón es muy difícil. A todos nos cuesta. Primero porque implica asumir un error (y el error está muy, muy penalizado), nuestra CULPA. Y lo de culpa, es terrible… Seguramente si habláramos de RESPONSABILIDAD, sería todo más sencillo. Y luego, supongo que está el miedo a que no nos perdonen, a sentirnos humillados…

Por qué no pedimos perdón a los niños

En primer lugar creo que porque les consideramos ciudadanos de segunda, como si tuvieran menos derechos que los adultos. En realidad, lo único que tienen es menos experiencia y conocimiento (de según qué cosas), lo que limita su poder de decisión, entre otras cosas. Pero se merecen respeto igual que cualquier adulto.

Por otro lado, parece que si nos disculpamos con ellos nos estamos quitando autoridad. Personalmente pienso que es precisamente todo lo contrario lo que ocurre. Si nos disculpamos con nuestros hijos ellos ven que asumimos nuestros errores y que tratamos de repararlos y esto nos hace personas más confiables, personas a las que seguir.

Sin embargo, cuando ellos se equivocan, muchas veces les intentamos obligar a que se disculpen. Cosa que, además de sentarles fatal, no sirve realmente porque ellos no lo hacen de corazón. En realidad es contraproducente ya que están a la defensiva.

Por qué es importante pedir perdón a los niños

  • les mostramos que no somos perfectos; esto, rebaja mucho las expectativas que ellos piensan que nosotros tenemos sobre ellos. Si mi padre se equivoca, eso debe ser normal les transmitimos
  • les enseñamos que el error es parte de la vida, por lo que no temerán tanto equivocarse
  • tenemos la oportunidad de ser ejemplo sobre que el error es parte del aprendizaje
  • damos ejemplo también de manera que cuando sean ellos los que se equivoquen, les resulte natural disculparse
  • fomentamos la empatía al mostrarles que nos ponemos en su lugar y que saber cómo se sienten es lo que nos mueve a pedirles perdón
  • somos justos

Cómo pedir perdón a nuestros hijos

La disciplina positiva nos ofrece un patrón fantástico: las tres “R” para reparar los errores

  • Reconocimiento
  • Reconciliación
  • Resolución

Lo primero sería por tanto, asumir que nos hemos equivocado. ¡Qué difícil! Para ello creo que tenemos que relajarnos ya que, en caliente, no vemos las cosas claramente. Ser condescendientes con nosotros mismos también puede facilitarnos la tarea; saber que todos nos equivocamos e intentar aprender de ese error puede desinflar el orgullo que nuestra inseguridad hincha en busca de estabilidad.

El segundo paso sería disculparnos, pedir perdón a la persona dañada lo cual, tampoco suele ser fácil las primeras veces. Una vez nos acostumbremos y no nos sintamos penalizados, será mucho más fácil.

Finalmente habría que resolver lo ocurrido. En esta parte creo que debemos mostrar a los niños que nos responsabilizamos de lo que hemos hecho y lo reparamos, que no son palabras al viento para quedar bien. Para ello, podemos buscar soluciones conjuntamente con nuestros hijos.

Pedir perdón a nuestros hijos no es fácil pero vista su importancia es innegable que compensa. Además, los peques normalmente nos perdonan rápidamente y se sienten muy felices de volver a estar conectados con nosotros.

¿Soléis disculparos con vuestros hijos? ¿Os parece difícil o innecesario tal vez?

Si te ha gustado esta entrada, déjame un comentario. ¡No sabes la ilusión que me hace! Y ya si la compartes… ¡laperalimonera!

GRACIAS POR LEERME

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.


¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

Comments (1)

  • Elisa

    octubre 1, 2018 at 1:44 pm

    Estoy 100% de acuerdo contigo. Yo a mi hijo mayor le pido perdón siempre que me equivoco y él lo aprecia y lo entiende. Son personitas… Pedir perdón, además de ser una lección para ellos, nos engrandece y nos hace mejores. Yo no tengo ningún problema en hacerlo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entrada anterior Entrada siguiente

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies
ACEPTAR

Aviso de cookies