Blog post

La alimentación complementaria

La alimentación complementaria se recomienda introducirla a partir de los 6 meses si bien, en realidad, debería hacerse cuando el niño se mantiene sentado. Si no, no. Es de cajón porque yo, por ahora, no veo a la gente comer tumbada. Bueno, los romanos, pero se dice que tenían una habitación llamada Vomitorium (como-poto-como-poto) así que no es el ejemplo de alimentación.

Se llama COMPLEMENTARIA porque es lo que es. No debemos olvidar que, durante el primer año, los bebés son lactantes y que la comida, en el estado que sea, es un complemento pero la base de su alimentación ha de ser la leche.  Da la impresión de que se hace al revés, la leche como complemento. Por eso, yo le daba el pecho antes de las comidas, y no de “postre”, como a veces de hace.

Da mucha pereza, muchísima, porque implica dejar la practicidad del biberón o, muchísimo más, de la teta, que siempre está lista y encima gratis, para comenzar a preparar comida específica para el retoño. O no, porque hay gente que introduce la alimentación complementaria a través del método BLW (baby lead weaning), que, en muy resumidas cuentas, consiste en no dar purés a los peques sino introducir directamente sólidos.*

Nosotros, que creemos que la virtud está en el medio, hemos hecho un mix y el resultado ha sido fantástico. Los baby led weaningueros nos mirarán como sacrílegos y los propurés pensarán que intentamos ahogar a nuestro pequeño. Pero, no, ni lo uno ni lo otro. Hacemos lo que nos parece más adecuado y nos hemos basado en estas máximas:
– nosotros, adultos, también comemos puré y nos encanta.
– El Santo era muy canijo y con comida triturada ingiere más alimentación lo que resulta en una mayor relajación de sus padres. No nos engañemos, el BLW implica santa paciencia al principio ya que apenas comen nada.
– no solo de puré vive el hombre
– no queríamos arriesgarnos a que al introducir sólidos los rechazara, le dieran arcadas… como hemos oído por ahí.
– queríamos compartir las comidas con él, para que fuera aprendiendo desde el principio que son un acto social, de convivencia, que no se trata simplemente de alimentarse para sobrevivir. Esto es más fácil hacerlo si le puedes dar de tu comida y si él puede ir comiendo solito con sus deditos (lo que mola verle hacerlo; amour, amour)
– no le íbamos a dejar a comer en la guarde en el actual curso (por todos los motivos anteriores)

Por ahora, nos ha salido redonda la jugada porque se come lo suyo y lo de su prima. Ahora está mostrando preferencia por los sólidos ya que parece que solo quiere comer lo que comemos nosotros. Aunque hoy no se ha querido comer su puré y se ha comido el mío. Entero. Y luego medio filete de pollo. Y nos estamos dando cuenta de que lo que le va a gustar va a ser salir de tapeo, ya que ya se está entrenando en esta molona costumbre nacional porque, cosa nueva que se pone en la mesa, cosa que se quiere comer.

Con respecto a los sabores, no hemos tenido ningún problema hasta la fecha; todo  lo que le hemos ido dando le ha gustado. Suele poner cara de “uhm, -conexión de neuronas- esto qué es” e incluso le da como una especie de escalofrío. Te partes.

 


– no olvidar que es complementaria
– hacer del tiempo de comida algo más que mera ingesta de alimentación
– en la medida de lo posible, comer a la vez que el niño
– ir introduciendo los alimentos poco a poco para ser capaces de detectar posibles alergias. Nos recomendaron incluso probar espaciando los días
no pelearnos con el miniser para que coma. Lo que nos lleva a:
~si el sabor no le gustara, solo dárselo a probar en distintos momentos. Esto no nos ha pasado pero la estrategia que hemos ideado es que, cuando haya algo que no le guste solo haremos que lo pruebe. Pienso que el paladar se educa y que cuantas más veces pruebas algo más te va gustando. Pero, obligar solo hará que lo rechace más.
~ tener en cuenta que, al igual que uno mismo, no todos los días se tienen las mismas ganas de comer ni a las mismas horas.

~si un día no quiere comer NO come porque, ¿por qué no habría de comer un niño? Pues, porque no tiene hambre. Sobre todo en el caso de un bebé. Como en el punto anterior, los sabores, forzar generará más animadversión.

calcular la cantidad teniendo en cuenta el tamaño de su estómago.
– hacerse con un buen babero-chubasquero-baby. Vamos, uno de esos de plástico con mangas.
NADA de tele, tablets, móviles… mientras se come. Tampoco juguetes. Cuando se come se come. Distraerle para que coma no tiene mucho sentido para mí ya que no es consciente de que está comiendo, que digo yo que es de lo que se trata, e igual come por comer, no por hambre.
-asumir que, después de comer, habrá que hacer limpieza casi general del sitio en el que coma ya que no solo el babero y la trona tendrán cantidad de alimento suficiente para dos comidas más, sino que el suelo será un huerto
echarle paciencia. Tardan en comer, y más cuando es con las minimanos, y no debemos enseñarles a engullir con velocidad, sino a disfrutar de la comida.

Si queréis más información sobre BLW no os perdáis el blog Baby led weaning; en esta entrada* se explica en qué consiste. También tenéis información en el blog de Mamá tiene un bug con , por ejemplo estos 10 consejos que están genial. Al igual quelas entradas sobre el tema de Un papá en prácticasMadre y autónoma nos ofrece también bastantes recetas con una pinta deliciosa hasta para los padres.

Sobre los purés, no sé si habrá o no información, supongo que sí, pero en casa los hago a mi flor total. Vamos, que voy echando lo que pillo de verduras y luego carne o pollo. Pescado NEVER. Lo hicimos una vez y puaj, puaj. Como los purés se suelen espanzurrar por toda la cara, se le queda olor a barco pesquero dos días. De forma totalmente innecesaria ya que el pescado tiene una carne que se desmenuza muy fácilmente de forma que es muy sencillo dársela.

En casa, ¿qué opción habéis elegido? ¿Os ha dado buen resultado o si volvierais atrás (o tuvierais otro bebé-jajajaja-) elegiríais otro método ?

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

Comments (10)

  • Nueve meses y un Día Después

    agosto 31, 2017 at 4:19 pm

    La alimentación complementaria se recomienda introducirla a partir de los 6 meses si bien, en realidad, debería hacerse cuando el niño se mantiene sentado. Si no, no. Es de cajón porque yo, por ahora, no veo a la gente comer tumbada. Bueno, los romanos, per…

  • Diana Oliver

    agosto 31, 2017 at 4:20 pm

    Yo también publiqué sobre el BLW en +Marujismo
    http://www.marujismo.com/baby-led-weaning-alimentacion-complementaria/
    La verdad es que es el método que más cómodo y respetuoso nos pareció. Entre otras cosas, nuestra pequeña saltamontes no quiere ni ver un puré (para nuestra pena porque en casa comemos muy a menudo purés, sobre todo en las cenas). No volveríamos atrás y lo de tener otro bebé… Mejor “pasolacabra”.

    1. Nueve meses y un Día Después

      agosto 31, 2017 at 4:23 pm

      No pases tanto que luego jajaja. Tengo pendientes tus entradas marujas sobre el tema. Las de tu señor maromo ves que las conozco.
      ¡Gracias por pasarte y comentar!

  • Marian L. Viladrich (UnaMadredelSigloXXI)

    agosto 31, 2017 at 4:21 pm

    Pues creo que lo habéis hecho estupendamente. Yo también creo que en el medio está la virtud. Con el mayor lo hice más o menos como tú, aunque entonces nadie hablaba de BLW. Había mayoría de purés, claro, pero los sólidos también, respetando los tiempos de las alergias (el pescado, el huevo). Me fue muy bien. Con el pequeño he estado una temporada solo con purés, pero hace ya un tiempo que he empezado con los sólidos. Le está costando más, pero se va haciendo con ello.
    Sólo te puntualizo una cosa. Lo ideal es que ya se sienten, claro, pero ya te digo yo que no es imprescindible. Mi hijo pequeño ha sido prematuro y no ha conseguido sentarse hasta los 9 meses (lleva algo de retraso en el desarrollo), así que se lo daba en la hamaquita, que está erguido, pero él no tenía que hacer el esfuerzo de mantenerse sentado.
    Besos!

    1. Nueve meses y un Día Después

      agosto 31, 2017 at 4:22 pm

      Gracias, solete. Lo hicimos planificándolo y viendo lo que nos parecía mejor, primero para él, pero también para nosotros, que para eso somos una familia. Fuiste una pionera en esto del BLW. JA,ja,ja. Nosotros también hemos respetado algunos tiempos, pero no todos ya que seguíamos lo que nos indicaba el pediatra, que es poco y no lo tradicional. Ja,ja,ja.
      Por supuesto que lo ideal es que se sienten pero si no… pues ya está. Más que nada, para nosotros, mantenerle en una posición que no era natural para él pues no nos parecía pero vuestro caso, por ejemplo, es diferente. Por cierto, que 9 meses no me parece tanto aunque no sé si te refieres a que se sentaba o a que se mantenía sentado. Un besote y muchas gracias por comentar, guapa.

  • Paula Martos

    agosto 31, 2017 at 4:21 pm

    Pues has seguido un método muy parecido al nuestro. Nosotros empezamos con un método mixto entre purés y BLW, hasta que él dijo que los purés para mí (sobre todo, no quería que le diéramos nada, todo tenía que cogerlo él y apañarse él). Al principio es desesperante porque no comen mucho, pero la verdad es que no comen mucho porque no están preparados para comer (no tienen dientes, no saben mover la boca y algunos, como el mío, les dura un cojón el reflejo de estrusión ese que se supone que se integra a los seis meses) y su cuerpo no lo necesita. Pero los pediátras te calientan la cabeza con que los cereales sin gluten antes de no sé cuándo, el gluten antes de no sé qué, la patata a los 6, laa zanahoria a los 6 y medio, el aguacate no que es tropical, la yema del huevo a los 8, la clara a los 9… En fin, un agobio. Y eso está muy bien como generalidad, pero no todos los niños son iguales, y cuando estás criando a uno no tienes perspectiva, y si no come pollo a los 6 meses y medio ya empiezas a pensar que tu hijo es un outsider simplemente porque no sabes que 15 días o un mes después ya va a estar comiendo pollo sin problemas.
    En fin que me enrollo. Tu hijo de verdad se ha ganado su apodo. El mío ya sí come purés (y sopas, y frijoles, y lentejas, y hamburguesas y la verdad es que no me puedo quejar de como come), pero desde luego que hay un montón de sabores y texturas que no le molan nada.
    Besotes!!

  • Nusa b

    agosto 31, 2017 at 4:22 pm

    Siiiii lo he probado todo, puré, sólidos, los dos a la vez y es maa se sólidos, imagino q al tener la boca formandoae le gustara dar uso de sus dientecitos. Luego está con lobde entretenerse buf.. Se acostumbro a videos d youtube y ahora cm n s lo ponga sqe no hay ni manera ni Santa paciencia de que abra la boca y a todo esto que xome encima mio, a ver, es xmplixado, vivimos laa dos con mis padrea y mi madre no puese ver una trona ni de lejos y claro.. Sentadita en mi se quedó y eso d comee todos juntos buf… Pero buwno seguire intentándolo

  • La maternidad de Krika en Suiza

    septiembre 5, 2017 at 7:03 am

    Yo con Valeria estoy haciendo BLW, aunque tampoco soy de la liga de lo estricto y sus purés también le doy, que a mí me encantan. Por cierten, en mi blog regalo una guía para practicar BLW a los nuevos suscriptores, muy molonga, jeje. Una pregunta, ¿cuando le das puré se lo das tú o lo dejas que marranee a base de bien y disfrute?

    1. nuria_nueve_meses

      septiembre 5, 2017 at 11:24 pm

      Sí, ¡me bajé la guía! Y ahora no sé qué hice con ella porque fue desde el móvil… Supongo que si me meto de nuevo en el correo. Te lo quería preguntar estos días. Sobre el puré, ambas cosas según el momento que fuera jejeej. A ver con El Nuevo qué tal.

  • BLW: curso de Julio Basulto en Escuela Bitácoras – Nueve meses y un día después

    diciembre 4, 2017 at 7:13 am

    […] La alimentación complementaria es un tema que da pereza y preocupación a partes iguales. No importa si optas por purés, sólidos o un metodo mixto, opciones todas ellas válidas. Pereza porque dejar el biberón, o más aún, el pecho y tener que empezar a elaborar/pensar comidas es un poco tostón. Preocupación porque cada uno te dice una edad a la que empezar, luego que si come, que si no come, que si en qué orden hay que ir ofreciéndole los alimentos, que si cuáles son potencialmente alergénicos, que si se atragantará… Al menos yo lo vivo un poco así incluso siendo poco histérica y la segunda vez que paso por el proceso. Ahora que, por supuesto ha venido la vida a decirme que de lo que yo sabía… nada de nada y no tiene nada que ver la relación con la comida de El Santo y, ahora, El Nuevo. Por eso, y porque yo creo que tener información actualizada es fundamental, me decicí a hacer el curso de BLW de Julio Basulto en la Escuela Bitácoras. Y, lo primero que os quiero decir que es que el curso da una información estupenda para la introducción de la alimentación complementaria en general sea con el método que sea. […]

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entrada anterior Entrada siguiente

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies
ACEPTAR

Aviso de cookies