Blog post

Aprender a compartir

Si me dieran 1 € por cada “hay que compartir” escuchado en el parque, adelantaba mi jubilación unos años. Queremos que compartan, pensamos que DEBEN compartir y les forzamos a ello sin entender que deben aprender a (sentir) compartir, no tanto que haya que enseñar a compartir por nuestra parte.

Por qué obligamos a compartir

  • Por convención social: se entiende como norma de educación.
  • Por nuestro ego: queda mal que el niño no quiera compartir y eso hace que pienses que tú quedas mal porque eres un mojón de p/madre. Así que ahí estás tú absurdamente tratando de enseñar a compartir.

Por qué no quieren compartir

Por lo mismo que tú y que yo, con añadidos:

  • Lo mío es mío: igual me lo rompes
  • Lo están usando cuando otro niño se lo reclama
  • No saben si lo van a recuperar
  • Sienten los juguetes como una extensión de sí mismos ya que a partir de ellos conocen el mundo. Por tanto, necesitan controlar qué pasa con ese objeto, qué pasa con ellos para sentirse seguros
  • Los objetos, no son sólo objetos. Son parte de cada uno, tienen importancia para nosotros, nos traen recuerdos…

Por qué no obligar/ enseñar a compartir

Cuando forzamos a un niño a compartir le arrebatamos el juguete y objeto que sea. Realmente así no propiciamos que el niño quiera desee compartir. Por otro lado, pensemos si a nosotros nos pidiera un extraño nuestro móvil, coche o algo de mucho valor para nosotros. ¿Nos gustaría prestárselo? ¿Será que no dedicaron nuestros padres suficiente tiempo a enseñar a compartir? Ja, ja, ja. Nada de eso. Pues no olvidemos que un niño random del parque es para ellos un extraño.

Hay que animar a compartir, no obligar a compartir.

Por qué ANIMAR a compartir

Que no haya que obligar, o que sea mejor no hacerlo, no significa que no haya que animar a hacerlo. La diferencia es la presión que ponemos y si el foco está en enseñar a compartir o en ayudarles a aprender a compartir. Por supuesto que hay que favorecer que compartan. Vivimos en sociedad y compartimos espacios, objetos… Y, más importante todavía, compartir (voluntariamente) de forma gratuita es muy gratificante y produce alegría y satisfacción.

Cómo podemos favorecer que compartan:

En realidad a todos nos cuesta, en muchas ocasiones, compartir. Hay que entenderlo y, por tanto, prever situaciones en función de la edad:

Si son muy pequeños, menores de 3 años…

es un poco ridículo intentar que compartan por lo que, si puede haber algún objeto de deseo que a nuestro peque le duela mucho, podría ser mejor que no lo llevara al parque o estuviera presente cuando viene a casa el hijo de nuestros amigos. Así, no se producirá una situación tensa que haga que relacionen compartir con malestar.

En cualquier caso, se les puede sugerir que presten algo y usar la clave que comento más adelante.

Si superan los 3 años…

  • Podemos avisarles de que lo que llevemos al parque es probable que otros niños quieran usarlo por novedoso, al igual que nos pasa a nosotros mismos con las cosas de otros, y ver si es capaz de prestarlo, explicarle que puede solicitar otro juguete que le guste y asegurarle que siempre va a recuperar lo suyo.
  • Darles tiempo. Decirles que sí ahora no están preparados, pueden dejarles lo que sea más tarde.
  • “Provocar”. Tener algo que les guste y pedirles sugerencias para compartirlo. Así vivirán la experiencia de compartir, que tiene la parte de disfrutar de forma conjunta.
  • Agradecer cuando compartan algo con nosotros.
  • Dar ejemplo compartiendo con ellos y otras personas y verbalizando lo bien que nos sentimos por ello y el efecto que puede tener en la otra persona.

En cualquier caso, una aspecto que considero CLAVE es el ESTABLECIMIENTO DE TURNOS ya que:

  • Da la seguridad al dueño del juguete de que lo va a poder usar también así como recuperarlo.
  • Reduce el malestar y el enfado porque el niño sabe que le va a tocar.
  • No fuerza.
  • Es un concepto muy vivencial y lo pueden comprender a edades tempranas.

Como podéis ver la cuestión, más que en “aprender a compartir”, está en comprender que no pasa nada si comparto, en ir progresivamente sintiendo satisfacción al percibir que podemos hacer felices a otros, disfrutando de hacer algo juntos…Tengamos paciencia, según se vaya desarrollando su cerebro comenzarán a poder comprender, a tener empatía, a desarrollar un sistema moral… aspectos que facilitarán e incluso harán que deseen compartir. La educación, no lo olvidemos, es un camino cuya meta es el largo plazo.

¿Cómo vivís vosotros esto en casa? ¿Les cuesta a vuestros hijos compartir? ¿Tratáis de enseñar a compartir?

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

Comments (3)

  • Lidia

    octubre 22, 2019 at 5:57 pm

    Hola! Me ha gustado mucho tu post, pero me surge la duda de si mi hijo comparte esperando que el otro niño juegue con él, es decir lo que comentas de los turnos, y eso no sucede. Y luego está la otra opción que es yo te dejo y tu me dejas a mí que no siempre es correspondida. En esos casos ¿qué podemos hacer? Y otra duda, Cómo explicamos al niño cuando otro niño no quiere compartir con él a pesar de pedirle por favor si se lo deja.

  • Silvia

    noviembre 4, 2019 at 11:29 am

    Me ha gustado este post. Yo soy fisioterapeuta pediátrica y a menudo hago sessiones con 2 niños a la vez. Las sessiones las hacemos a partir de juegos para trabajar motricidad gruesa y fina y sale el tema de compartir. Me cuesta a veces controlar ciertos comportamientos de algunos niños, ya que algunos tienen un desenvolupamiento cognitivo más lento.
    Seguiré tus consejos segun la edad del niño o edad cognitiva en algunis casos.
    Muchas gracias

    1. Nuria

      noviembre 4, 2019 at 7:01 pm

      Muchas gracias por tu comentario, Silvia. Qué bonita profesión tienes. Dura también. Me alegro de haber podido ser de ayuda.
      Un abrazo.

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entrada anterior Entrada siguiente

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies
ACEPTAR

Aviso de cookies