Blog post

Educando en el feminismo

Espero que ese título no os haya creado grandes expectativas porque mi objetivo es sencillo, explicar cómo estoy educando en el feminismo. Y es que esto es algo, al final, muy simple: se trata de educar niños autónomos, que sepan cuidar de sí mismos y de los que les ordean, y respetuosos consigo mismo y con los demás. Sin más. Bueno, igual tan fácil no es… Pero es fundamental. Así que quiero compartir con vosotros mis CLAVES Y GESTOS para educar en el feminismo, por si os sirven de ayuda y por complementáis con más ideas lo que vamos haciendo en casa.

Como publiqué en mi cuenta de Instagram, creo que las madres de hijos varones tenemos una gran responsabilidad. Os dejo aquí el texto de esa publicación.

🌟De educar hijos varones🌟
Pues parece una tontería el asunto, pero no, al menos no para mí.
Precisamente hoy, día previo al 8 de marzo, me ha dicho que “el gol (fútbol) no es para las niñas” o algo así y yo me he querido morir. Me ha explicado, en su inocencia, que es que ellas no juegan pero porque no les gusta. Sin más. Y ahí hemos andado dando vueltas al tema.
.
La cuestión no es si se trata de gustos, sino por qué no les gusta. Pero bueno, es muy debatible el tema. Lo que está claro es que las madres de chicOs tenemos las RESPONSABILIDAD de hacerles hombres RESPONSABLES en todas las facetas de su vida y sobre todo en las más importantes, la familiar, la social.
.
Debemos educar niños autónomos, que valoren la importancia de las tareas de cuidados, de la casa, de lo que, a fin de cuentas, es lo principal porque, sin ellos, el resto no se podría dar. Que sepan vivir SOLOS sin que nadie les tenga que hacer nada para que cuando vivan con alguien no haya desigualdad.
.
Debemos educar niños que traten a las niñas como sus iguales, sin cosificarlas, anularlas o humillarlas. Que vean más allá de la simple “broma”.
.
Debemos educar niños que sepan que pueden y deben llorar, que no tienen que estar siempre fuertes. Que pueden expresar sus emociones, se delicados y desear cuidar a los suyos, padres e hijos.
.
Debemos educar niños… niños PERSONAS.
.
En nuestras manos está dar un paso más. No nos creamos que esto ya está hecho, porque NO. ¡Tenemos que ser feministas! Y si os choca o si os sale el cuñadismo de “yo ni machista, ni feminista”, por favor, con todo cariño os lo digo, buscadlo en el diccionario.
.
Yo mañana no paro. Pero mi idea es llevarme un delantal al curro. Creo que mi función mañana es acercar el tema a los niños que tengo a mano y como tengo a bastantes pues a ver si sacamos algo en claro y les llega el mensaje.
.
¿Qué vas a hacer tú mañana por nosotras (y por ellos)?
.
¡Buenas noches del tirón!
.
#8demarzo #madrefeminista #coeducación#igualdad#sinosotrasparamosseparaelmundo#cuidados #cargamental #tareasinvisibles

Así que de eso se trata, de EDUCACIÓN, pero, en mi opinión, poniendo el foco sobre todo en los niñOs. A la mujer ya nos han hecho conscientes de que somos iguales que los hombres. Creo que el siguiente paso es que ellos se den cuenta de esto. Por mucho que a nuestras hijas les digamos “tú puedes ser ingeniera si quieres”, ella lo será, pero entonces llegará un cuñado y puede que se dirija a ella pensando que es la secretaria, que el problema no está en ser secretaria sino en pensar que se tiene ese puesto por ser mujer, o no la contratarán temiendo que tenga hijos, como si eso nos anulara el cerebro… Por eso creo que el papel de los hombres es ahora mismo fundamental. Los actuales adultos, que pocos se definen como machistas, deben revisarse porque hay pequeñas cosas en el día a día que están perpetuando la situación de desigualdad que vivimos actualmente. Y esas cosas, se las transmitimos a los niños y ellos las aprenden lo normal. No perdamos de vista que educamos mucho más por lo que hacemos que por lo que decimos. De poco sirve decir que es indignante que exista la brecha salarial si luego en casa no nos acercamos a los fogones.

Por otro lado, está más aceptado que una niña se vista de Superman, pero nos sangran los ojos si vemos a un niño disfrazado de Cenicienta. Y eso es extrapolable a todo. Las niñas puedes acercarse mucho más al mundo de los niños en cuanto a juegos, profesiones y demás. Creo que se debe a que la mujer ha entrado en la esfera tradicionalmente considerada como masculina, ha “salido” al mercado de trabajo, pero el hombre aún está en el umbral del ámbito doméstico.

coeducación

¿Rosa y azul? Mejor rosa Y azul, tú eliges

Educando en el feminismo: claves

  • enseñar a aceptar y valorar las diferencias de las personas, independientemente de que se trate de hombres o de mujeres
  • no criticar a nadie por su físico, especialmente a las mujeres
  • sacar a la luz, ya que a veces nos lo esconden, el papel de mujeres relevantes. De esta forma podemos compensar que les lleguen solo historias de escritores, científicos, inventores… Podemos utilizar cuentos, películas, dibujos animados…
  • en línea con esto, ofrecerle modelos de mujeres más “masculinas” y de hombres más “femeninos” como si tal cosa. Como lo normal, vamos.
  • valorar la importancia de los cuidados, con la palabra y con el ejemplo. Atendiendo a las personas que tenemos alrededor, ayudándonos mutuamente…
  • mostrar que las cosas no se hacen solas: la comida no se prepara sola, el baño no se limpia solo… y para ello…
  • pedirle participación; de esta forma aprende a hacerlo y a valorarlo
  • dividir las tareas domésticas con el maromo y hacerselo visible a los niños, es decir, hablar de lo que ha hecho papá y mamá para que vean que ambos nos encargamos de cuidar nuestra casa y de cuidarles a ellos
  • respetar SIEMPRE sus gustos y preferencias ya sea en colores, juegos, profesiones…
  • respetar siempre lo que sean y vayan siendo a lo largo de su desarrollo, evitando etiquetarles y el dichoso efecto Pigmalión (en su vertiente negativa)
  • permitirles llorar si se hacen daño o están triste y fomentar la expresión de emociones. No podemos negarles su desarrollo emocional. Es algo inherente al ser humano, no solo a las niñas.
  • propiciar que entren en contacto con variedad de estímulos o actividades para que elijan aquellas cosas que más les gusten. Lo “masculino” va a venir solo así que no está demás mostrarles lo “femenino”.
  • evitar lenguaje sexista. No me refiero a usar expresiones como “los niños y las niñas” sino a no decir cosas como “los niños no lloran”, “tú eres un machote”, “eso es de niñas”
  • contrarrestar, explicándoles la realidad, mensajes
  • supervisar qué ven en la tele

Educando en el feminismo: gestos

Estas son las cosas que actualmente hace/ve El Santo, con 4 años recién cumplidos que creo que favorecen que estemos educando en el feminismo:

  • habilidades de autonomía: vestirse, desvestirse, ordenar, meter su ropa sucia en la lavadora, guardar su desayuno del cole, calzarse y descalzarte, ordenar sus juguetes, tirar su pañal nocturno
  • cooperación con las tareas domésticas: poner la bolsa de basura, ayudar a hacer la compra (colocar las cosas en el cesto y en la caja para pagar), colocar la compra, tender la ropa, ayudar a cocinar
  • verme arreglar cosas en casa, conducir, cambiar una bombilla… (roles “masculinos”)
  • ver a su padre poner la lavadora, tender, ordenar (roles “femeninos”)
  • tener un padre que le expresa, de palabra y de acción, inmenso amor y cariño

¿Qué opináis? ¿Tenéis en cuenta estos aspectos en la educación de vuestros hijos?

Post sobre el tema que me gustan:

El feminismo en la crianza, de Chibimundo

Cómo criar a un hijo feminista

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.


¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

Comments (4)

  • Laura

    marzo 9, 2018 at 4:58 pm

    Pues sí, Nuria, todo empieza en casa como ya se ha dicho mil veces… Pero es que en muchas casas hay unas raices de raices de raices de atrás, que ni replantando oiga…Difícil tarea la de reeducar ( abuelos, tios, amigos de la calle…) Así que el trabajo en casa y fuera es doble.Pero no desistimos. Por aquí también tenemos un papi que cocina y tiende… Y una mami que tiene amigos (y amigas), conduce el coche más grande y hace batallitas sobre la alfombra.
    Es un día à día… A veces caigo también en tontas ideas aprendidas que toca desaprender.

    1. Nuria

      marzo 18, 2018 at 9:57 pm

      Efectivamente, no hay que desistir. Hay que insistir y, así, poco a poco, aunque ojalá lo antes posible, conseguiremos igualdad de derechos y deberes. ¡Ánimo!

    2. Nuria

      marzo 18, 2018 at 9:57 pm

      Muchas gracias por comentar, por cierto, Laura.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entrada anterior Entrada siguiente

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies
ACEPTAR

Aviso de cookies