Blog post

Cómo dormir a los niños pronto

Mucha gente se sorprende cuando se entera de que mis hijos están dormidos alrededor de las 21:00. Y me preguntan cómo dormir a los niños pronto. A mí lo que me sorprende es que los de ellos no lo estén. Pero no por ser yo más madre que nadie y respetar su descanso y necesarias horas que sueño, que también, sino ¡por respetar el mío! Y es que NECESITO que se duerman pronto para recuperar un poco de vida de adulta.

Aunque haya que terminar de recoger, de preparar las cosas de la mañana siguiente y tender una última lavadora, hacerlo en silencio, es un plus. Además, he de reconocer de que yo, una vez dormidos, no soy nadie. Así que poco hago, lo básico para sobrevivir.

Bien es cierto que esto no siempre ha sido así. El invierno pasado fue el terror y el miedo que ya lo arrastramos del verano, que es como es… Tampoco es que se durmieran demasiado tarde pero nos daban las 10 de la noche o más. Too much para mí. El bebé dormía menos que un sereno y encima no sabía bien cómo dormir a los niños pronto, estábamos un poco sobrepasados. Y eso que el mayor simpre “fue” de acostarse temprano, es decir que saber cómo lo sabíamos pero lo estábamos haciendo mal.

La clave sobre cómo dormir a los niños temprano

Y ahí está la cuestión, en CÓMO LO HACEMOS LOS PADRES.  No vengo yo a dar lecciones a nadie, por supuesto, pero sí creo que depende bastante de la gestión del adulto. Por supuesto también dependerá de las características de personalidad del niño, de la edad, del desgaste del día… De lo que no ha dependido en nuestra experiencia, pero sé que en muchos casos sí, es de la siesta. Es decir, nuestros hijos, hayan dormido siesta o no, se duermen a la misma hora aproximadamente. El mayor incluso de peque, se podía dormir un par de horas antes la siesta y a su hora habitual, caer roque. No me preguntéis por qué.

Cómo dormir a los niños temprano

Cómo dormir a los niños pronto

Inicio de maniobras

Aquí está, amigas mías, el quid de la cuestión. Si quieres que se duerman pronto, tienes que iniciar la previa pronto. Es muy complicado que a las 9 estén dormidos si llegamos a las 8.

En casa, normalmente alrededor de las 7, se activa la alerta je, je. Ya empezamos, no a bañar o dar de cenar, pero sí a ir adentrándoles en lo que viene. “Jugamos un ratito más y recogemos”, “ya mismo nos tenemos que bañar”…

Ventajas de empezar temprano

  • Suavizamos la transición a los niños. Este es un punto negro para los niños, el cambio de actividad, sobre todo cuando es a peor. Si les vamos haciendo a la idea, es más fácil que todo fluya.
  • Por si no fluye, que igual os suena la cosa, je, je, je, tener tiempo hace que estemos más tranquilos para gestionar el caso o una posible rabieta. No tienes la espada de Damocles en forma de “se van a acostar a las mil, no puedo más”, con lo que reaccionas con más serenidad, no alargas el problema y, ya de paso, educas en lugar de liarla parda (aquí un post con herramientas para ello).

Cosas que ayudan

  • Mantener un horario más o menos estable. No creo yo que haya que ser exagerados, pero sí que aproximadamente hagamos las cosas a la misma hora, para que el cuerpo se acostumbre y lo vaya pidiendo.
  • Tener una rutina similar cada día: jugar en el baño un rato por ejemplo. A los niños les da estabilidad y sensación de control.
  • Evitar pantallas antes de la hora de acostarse. Al parecer perjudica el sueño y además, casi seguro que retrasa todo el proceso.
  • Cerrar bonito y suave: aquí no falta el cuento diario (casi siempre varios) y la charla del día o de locuras varias antes de cerrar los ojos.
  • Mientras ellos se van haciendo a la idea de que toca ya iniciar baños y cenas, adelantar todo lo que se pueda en preparación de pijamas, toallas e incluso cenas.
  • En relación con las cenas, intentar que sean rápidas de elaborar (sopa con caldo congelado) , que se vayan haciendo solas (algo al horno por ejemplo) o hacer meriendacena. A mí, de niña, me encantaba.
  • Fomentar la colaboración de los peques en casa. Enseñarles poco a poco habilidades (empezando por tirar su propio pañal) y darles responsabilidades. Al principio, es más trabajo que hacerlo nosotros mismos pero, con el tiempo, resulta una ayuda.
  • Hacer una tabla de rutinas que guíe a los niños en lo que tienen que ir haciendo.
  • Y el punto estrella: VOLVER A CASA PRONTO

¿Se duermen pronto vuestros peques? ¿Cómo lo hacéis?

Si te ha gustado esta entrada, me encantaría que me dejaras un comentario. ¡No sabes la ilusión que me hace! Y ya si la compartes… ¡laperalimonera!

GRACIAS POR LEERME

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

Comments (8)

  • La Loca del Pelo Gris

    diciembre 17, 2018 at 8:38 am

    Entre semana nuestra rutina es clara. Sobre las 5 a la bañera. Sobre las 6 cenando y no más allá de las 8 durmiendo.
    Si que influye la siesta y el fin de semana que duerme más siesta igual nos dan pasadas las nueve.
    La verdad no ha sido difícil marcar la rutina. Yo me quedo sin pilas pronto y necesito que se duerma pronto para no desesperar.
    Y que es cierto que aquí en Canadá/Toronto los horarios que se llevan incluso de adultos concuerdan más con los ritmos naturales de los niños o esa impresión me da.

  • PAULA FERNANDEZ

    diciembre 17, 2018 at 9:31 am

    Algo estoy haciendo mal… y creo que es por la siesta…. tengo q cambiar algo pq anoche me han dado las 12… y eso si que no me deja vida!!!

  • Isabel

    diciembre 17, 2018 at 11:07 am

    Lo hacemos calcadito. Los míos también están en la cama a las 9 de la noche, con independencia de la siesta 😉

  • Planeando ser padres

    diciembre 17, 2018 at 5:22 pm

    Yo lo hago todo, todo así. De hecho, aquí la cena y preparativos los iniciamos a las 18:30 exactamente ¡que se note que estamos en Europa! Pero a los míos se la trae al pairo todo esto. Vamos, que he comprobado que se duermen a la misma hora, así empecemos con el proceso a las 6 de la tarde o a las 10 de la noche. Antes de las 22:00 – 23:00 no caen, hayan hecho siesta (la niña ya nunca la hace) o no. Eso sí, cuando este hombre está de viaje ¡tienen a bien dormirse casi una hora antes! Creo que porque los mato de aburrimiento y porque yo estoy reventadita y se apiadan de mí. Así es que pienso que el culpable tiene que ser él. Con decirte que hay días en los que me acuesto yo primero y ellos después…

  • Alba

    diciembre 17, 2018 at 6:48 pm

    En el sueño me temo mucho que la suerte influye bastante…. En mi casa fue como en la de Lucía (planeandoserpadres) hasta que el mayor cumplió los dos largos…era imposible q se durmiera antes de las 22.15 por mucho q hiciéramos…de pronto le cambió el chip y a las 9 estamos leyendo el cuento. Por suerte el pequeños de siempre ha aceptado las 20.30-21h para dormirse 😉

  • Paula

    diciembre 20, 2018 at 11:17 am

    Estoy muy de acuerdo. Aunque las matemáticas aquí a veces fallan, pero en general para nosotrso es así. En torno a las siete tienen que estar bañándose para cenar a las ocho y que a las 21:30 máximo estén roques. Eso sí después de la cena y antes del cuento tienen un subidón de energía que nos vuelve un poco locos.

  • Ana María – La Mamá y el Blog

    diciembre 21, 2018 at 12:32 am

    Hola!
    Nuestra niña tiene hizo 2 años en agosto y después de tirarnos todo el verano durmiéndose no más temprano de las 11, con el consiguiente cansancio y hartura, decidí que la siesta estaba interfiriendo en que se durmiera pronto, y así fue, con lo que desde septiembre-octubre está durmiéndose sobre las 8:30-9. Claro que el día que duerme algo de siesta, que suele ser en el coche porque no tenemos otro remedio que ir a algún lado, pues le cuesta más en dormir, aunque tampoco llega a dormir excesivamente tarde. Y la verdad que el hecho de que se duerma a esa hora a mí me da tiempo para ser una persona individual : )
    Felicidades por el blog, me encanta leerte : )

  • Palomasinmas

    enero 8, 2019 at 10:51 am

    Me ha gustado un montón tu post,muchas gracias! Tenemos una niña de 13 meses y la solemos meter en la cuna a las 9 y cae redonda,hasta ahora le hemos dado biberón de cena pero ahora que tenemos pensado darle cena de “mayores” o intentarlo al menos porque come fatal, estaba obsesionada por cómo hacerlo para que no os retrase la hora de acostarla. Seguiré tus consejos.
    Gracias Nuria.

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entrada anterior Entrada siguiente

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies
ACEPTAR

Aviso de cookies