Blog post

Engordar durante el embarazo o comerte a ti misma

Engordar durante el embarazo o comerte a ti misma, he ahí la cuestión. Una cosa es coger algo de peso, lo cual es normal, y otra cosa es que tu cuerpo prácticamente doble su tamaño. Y eso fue lo que me pasó a mí. Y no hablo de la zona de la barriga precisamente, que también.
Yo, persona normal y corriente antes de la preñez, ni gorda ni delgada, bastante proporcionada pero más finita por arriba que por abajo, fui una embarazada antigua, de esas que engordaban taitantos. Ahora ocurre menos porque los ginecólogos te fusilan si te pasas 30 gramos (mujeres que salen de las revisiones llorando incluso me han contado). Pero entre que me pilló desprevenida el asunto, que estaba medio loca las primeras semanas de embarazo hormonada perdida y que tenía más hambre que el perro de un ciego… pasó lo que pasó. La cosa es que me quedé embarazada en junio. Ese mes no sé muy bien qué pasó. Bueno sí, que ya me pasé de los kilos recomendables en el primer trimestre. Pero no recuerdo muy bien qué comía. Sí que recuerdo que en julio intenté comer verdura a tope y controlarme pero moverme, entre el susto, el calor de más de 40º y el sueño característico de los primeros meses, lo que se dice moverme, poquito; fui una mujer a un sofá pegada. También recuerdo una época que me dio, me sentaban bien, por comer patatas fritas. Casi ná. En agosto me puse como el quico, para espanto de los que me rodeaban, pero anduve mucho. Tan así fue la cosa que adelgacé un par de kilos. Pero luego… a partir de septiembre fue el declive. Me dejé. Yo creo que fue verme más gordita que me desmoralizó, pensar que no podía hacer dieta, que tampoco es así, y temer hacer deporte por la criatura de mi vientre, que tampoco es tal cual. Amén de que me parecía bastante natural ponerme como una vacaburra. Y mes a mes, me enfrentaba a la báscula con similar resultado y similar “tú sabrás…” de mi gine (que no me hacía llorar ni me decía cosas feas, si bien me avisaba de las consecuencias)

Así que me planté en paritorio convertida en Montaña Fiji (así es como me dice el mamón de El Santo sénior que estaba y lo peor es que yo me despiporro en lugar de ofenderme).
Contando desde la boda, ya que me quedé embarazada a los días, engordé alrededor de 25 kilos, kilo arriba, kilo abajo. Y cuento desde la boda porque del viaje vine ya hermosita. Fue un no parar de comer desde días antes del “sí, quiero (comer)” y dos o tres kilos, además de un hijo, volaron conmigo desde isla Mauricio a España. Que estoy segura de que me los hubiera quitado tal cual al volver al ritmo de vida habitual y comer como una persona normal. Pero, entonces, me hice una prueba de embarazo y fue el acabose.

Con esta imagen, extraída de 20minutos, os ilustro.

¡Menudo tipín!

Ahora estoy muy contenta. Me quedan poquitos, para la trayectoria que llevo, kilos por quitarme y vuelvo a recuperar mis formas. Esto me anima mucho a seguir en la recta final y me lo estoy tomando más en serio. También me animó en su momento ir recuperando formas humanas, así estaba.

MIERDERCONSEJOS:

si estás embarazada, control, por favor. Tanto si te tiemblan las piernas porque acabas de terminar la faena como si estás de meses y ya te has pasado. Si es el caso, todo lo que no engordes en los meses que te quedan, no lo tendrás que perder después. Además, no es lo mismo parir con un peso adecuado, que parir hecha una foca monje, porque te puede costar mucho más. Y por supuesto que puede influir en la salud de tu hijo. Razones de peso, nunca mejor dicho, que yo ya tengo grabadas a fuego, espero, para una futurible preñez.

si no estás embarazada, eres hombre, mujer, perro o colibrí, no preguntes “¿cuántos kilos llevas?” o “¿has engordado mucho?”. Nunca, a ninguna mujer encinta pero menos aún a la que es obvio que sí, que ha engordado una tonelada. Mucho menos lo afirmes, ni durante el embarazo ni después.

Y como consejos vendo que para mí no tengo, perdón por la pregunta pero, y vosotras, ¿os pusistéis ceporras o mantuvisteis el tipo? Como aquí responde quien quiere… jejeje

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.


¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

Comments (21)

  • 10 claves para perder los kilos del embarazo (o comer como se debería) – Nueve meses y un día después

    julio 13, 2017 at 10:16 am

    […] con muy, pero que muy poca vergüenza, vengo a contaros cómo perder los kilos del embarazo. Yo, que en mis dos preñaos me he convertido en Moby Dick vengo a dar lecciones… Pero bueno, lo que sí es cierto es que perderlos, los he perdido así […]

  • Krika Alcaide

    agosto 31, 2017 at 4:31 pm

    jajaja, pues yo era casi de las tuyas, unos casi 20 me llevé con el primero y el segundo, que como fue en 4 meses no me dio tiempo a recuperarme del primero, lo empecé con 5 kilos más que el primero y terminé igual así que en total fueron unos casi 15. Con lo mona que yo era! Cuando me recupere te aviso, jajajaja.

    1. Nueve meses y un Día Después

      agosto 31, 2017 at 4:39 pm

      Es que estás muuuuyyy loca. Cuatro meses después… Qué meritazo. Pero en esos meses te quitaste 15, ¿no? Menos mal. Sigues monísima así que… Je,je,je. Solo tenemos que esforzarnos un pelín. ¿Sigues runneando?

      1. Krika Alcaide

        agosto 31, 2017 at 4:41 pm

        +Nueve meses Y un día después Sí, se runnea cuando se puede, aunque debería hacerlo más, la mayoría de las semanas me quedo con dos salidas nada más 🙁

        1. Nueve meses y un Día Después

          agosto 31, 2017 at 4:41 pm

          Runneando, amiga, que no tengo el chichi pélvico pa farolillos. Pero par de kilómetros corriendo caen. El resto, andando.

  • Paula Martos

    agosto 31, 2017 at 4:31 pm

    Hola maja. Yo engordé 18 kilos. Podría decir 20 para redondear, pero bueno, fueron 18. Pero se me fueron como 13 kilos el primer mes, que era casi todo retención de líquidos (y algún pastel que otro, pero esos se quedaron atravesados). De todas formas, yo desde poco después de parir ya no me peso ¿para qué sufrir? Y también pienso que aunque está bien cuidarse siempre, los médicos se pasan un poquito con este tema. En muchos países no existe esta manía de que tienes que engordar nada más que 7 kilos. Yo por ejemplo comía muchísima fruta. Me lo pedía el cuerpo. Normalmente no soy nada frutera, pero embarazada me podía comer fácil 6 piezas de fruta diarias. Pues los médicos empeñados que menos azúcar y que la fruta también es azúcar. Yo creo que si tenía esa necesidad física por algo sería ¿no?

    1. Nueve meses y un Día Después

      agosto 31, 2017 at 4:39 pm

      +Paula Martos holaaaa, que puedo responderte! El mundo se acaba. UUeee.
      Seguramente lo de la fruta era por necesidad física, sí. Lo mío con las patatas fritas ya no lo veo tan claro. (¡Qué contenta estoy de poderte contestar! Aunque igual solo es en este post…)

  • Cristina Prieto (Pequeñas Personitas)

    agosto 31, 2017 at 4:32 pm

    Jajajaja muy bueno!! Yo con mi primer hijo engordé 9 kilos y sentía que llevaba a otra Cristina dentro de mí, o alrededor o yo qué sé! En poco tiempo después de parir me los quité. Y con mi segunda hija… qué penita… 4 kilos y poco cogí en el embarazo. Salí del hospital como si no hubiera parido y a la semana pesaba 46 kilos. Parecía el espíritu de la golosina. Qué mal repartido está el mundo! )
    Besotesss

    1. Nueve meses y un Día Después

      agosto 31, 2017 at 4:38 pm

      Ay, Cristina, madre mía, ¿pero de qué tamaño es tu cuerpo, por favor? Unas tantas y otras tan poco. No sé si me cambiaba por ti, pero, sin pensar muchooo…. uuuhhhmmm sí. Ja,ja,ja. Es broma.
      Besis y gracias por comentar, guapa.

  • Marian L. Viladrich (UnaMadredelSigloXXI)

    agosto 31, 2017 at 4:33 pm

    Enhorabuena por tu esfuerzo y estar acabando con esos kilos. Yo en el primer embarazo engordé 9 kilos y era de esas a las que el gine me llevaba a mal traer. Qué broncas me echaba! Y eso que a mí no me parecía que fuera demasiado. Cuidé bastante la alimentación y me movía mucho. No salía llorando de la consulta, pero casi casi. En el segundo embarazo engordé más y más rápido, pero pasé olímpicamente del gine. Anda ya, a amargar a otra. Me cuidé un poco menos que en el primero, es verdad. Y la recuperación también es más lenta, pero, bueno, poquito a poco.

  • Ada Magriña Berenguer

    agosto 31, 2017 at 4:33 pm

    AI! Los kilitos de más! hace dos meses y medio que nació mi parrandera y no veo como me va a desaparecer estas cartucheras que el embarazo me ha regalado. Yo nunca estuve superdelgada. Estaba en mi normopeso, siempre vigilando porque me hincho como un globo si me paso. El primer trimestre, gracias a los vómitos (mañaneros y lo que no son mañaneros) perdí 3 kilos, pero ay cuando mi cuerpo volvió ha aceptar toda comida no sana… intentaba controlar el hambre pero el es más listo… cogí unos 15 kilos durante todo el embarazo. Saliendo del hospi ya perdí unos 6 kg pero me falta mucho para volver a ser yo misma y estoy como loca, controlando todo lo que como… pero claro, la lactancia es dura y engullo el plato como si 40 días de comida no hubiera ingerido… Espero que sea verdad que a partir de los 6 meses ves los efectos miraculosos de la liposupcion natural del lactante…. porque no hay nada peor que estar en dieta estricta! Gracias por el post, ya que me siento menos sola en este mundo del post parto. Saludos!
    Leer más

    1. Nueve meses y un Día Después

      agosto 31, 2017 at 4:38 pm

      Yo mataría por haber cogido 15 kg. Je,je,je. Pero si perdiste 6 estás a 9. ¡Eso está hecho! La lactancia, para mí, en el sentido de se te queda tipín un fraude. Ja,ja,ja. Por suerte no me entraba hambre voraz pero eso de que gastas muchas más calorías y que se nota… Yo nada de nada. Me dijeron bastantes veces que a partir del año se nota muuuucho y, la verdad, eso es lo que me ha pasado. Parece que en las últimas semanas me estoy como encogiendo.Ja,ja,ja. He bajado peso pero se ha notado mucho más el volumen últimamente.
      Mucha suerte con la lipolactancia. Je,je,je.
      ¡Gracias por comentar!

  • Cuéntamelo Bajito

    agosto 31, 2017 at 4:34 pm

    Como ya te he dicho antes, 24 kilazos cogi.
    Pesaba 54kgs antes del embarazo y mido 1,67. Soy delgada, de siempre, a pesar de comer como si no hubiese in mañana.
    El día que el predictor salió positivo dejé el tabaco y…. ay amiga, gané en salud, en ansiedad y en hambre voraz.
    Si ya comía a lo bestia normalmente, aquello era horrible. Además con ansia, como si me lo fuesen a quitar.
    Y con lo que me gusta el dulce… bufff. Que te voy a contar.
    La gine me advirtió de los peligros. Pero no tuve ni diabetes gestacional.
    Eso sí, los pies y manos como botas desde el 6° mes y al 8° no podía ni dar un paseo. Terrible.
    En el tercer trimestre perdí el hambre pero no los kilos.
    Así que el parte fué duro, no podía con mi cuerpo y para colmo, Monete pesó 4,020 kgs!!!!!
    Estuve casi 1 mes después con los pies y manos hinchadas. Arrastrando el cuerpo como una foca monje.
    Pero poco a poco y gracias a la lactancia me quedé en 54 kgs en cuestión de 1 año.
    Esta claro que si tuviese otro embarazo me cuidaría mucho más.
    Un beso!

    1. Nueve meses y un Día Después

      agosto 31, 2017 at 4:36 pm

      Tía, ¿54? Yo no peso eso desde que estaba en EGB. Ja,ja,ja.
      Yo creo que el parto acompañado de severas lorzas es muuucho más difícil. Y ya si sale un bicho como Monete… Madre mía.
      Para mí la lactancia está siendo como el que tiene un tío en Graná. Vamos, que no me ha entrado nunca hambre voraz pero tampoco se me van los kilos por la teta. Por desgracia. Eso sí, la barrera del año, que me comentaron, sí la he notado. No sé si será coincidencia y que ya me queda relativamente poco que perder pero últimamente me miro y flipo, me mira El Santo sénior y flipa también. Estoy volviendo a ser yo misma al fin.
      Yo también si me embarazo de nuevo no me pongo así ni loca.
      Un besote, Olga y gracias por comentar, guapa.

      1. Cuéntamelo Bajito

        agosto 31, 2017 at 4:37 pm

        Yo lo de perder kilos lo he asociado a la lactancia pero claro, igual el no dormir, no parar, ir acelerada siempre, levantamiento de peso/bebé constante…. ya sabes. Lo mismo influye también jajaja.
        Tengo amigas que con la lactancia engordaron… cada cuerpo es un mundo y lo importante es que ya te queda poquísimo para volver a ser tu!
        Vamos que tu puedes!
        Muuuuuchos Besotes

  • Sandra González

    agosto 31, 2017 at 4:34 pm

    Con antecedentes di herbiadiscal y ciática me controlé. Comida sana y caminatas hasta que literalmente no pude salir ni a comprar pan porque se me encajó en una ingle y me moría con los calambres. Engordé 9kg y perdí 7 en una semana. Los otros 2 se quedaron conmigo 9 meses más hasta que una midanza expréss que me comí yo sola (con bebé con angustia por separación incluída) se los llevó. Esos dos y otros tres más. De peso estoy bien, pero necesitaría tonificar y para eso nontengo tiempo jejejeje

    1. Nueve meses y un Día Después

      agosto 31, 2017 at 4:36 pm

      Menudo faenorro, amiga, lo de la ingle. Ahora que los 9 kg y 7 perdidos del tirón para mí lo quisiera. Sin pasar por la ingle ni por la mudanza. Ja,ja,ja. Mudanza ya me parece terrible pero sola el infierno y, con bebé ya ni lo puedo describir. Ja,ja,ja. ¿Tonificar? ¿Eso qué es? Juas, juas.
      Gracias por comentar, solete.

  • Cristina Sánchez (Bienvenida mamá)

    agosto 31, 2017 at 4:35 pm

    Pues lo mio tiene delito… Yo estuve a dieta todo el embarazo y solo engorde la friolera de 4 kg, y teniendo en cuenta que leoncito ya eran 3.8 me quedó un tipin estupendo. Pero claro, todos los antojos sin resolver se fueron solucionando los meses después. Así que ahora, 13 meses y medio después del tipin, me junto con 10 kg a la chepa, y con motivación cero para dieta…así que estupendo!! (modo ironía on)

    1. Nueve meses y un Día Después

      agosto 31, 2017 at 4:35 pm

      Cris, manda huevos. Ja,ja,ja. Pero, vamos, no eres ni la primera ni la última a la que le pasa. De hecho muchas mamis engordan en el embarazo y siguen engordando después. Yo es que si engordaba más me convertía en un globo aerostático, que si no. Je, je, je. Pero, vamos, que estás estupenda, que lo sé yo que te he visto. Je,je,je. ¿No te quedaste muy delgada después de echar a leoncito? Porque si él pesó casi 4 kg, más placenta, más líquido amniótico, más retención de líquidos túyasabeh de las últimas semanas… te quitarias alrededor de 6 kilates al salir de paritorio, ¿no?
      Muchos besos y gracias por comentar.

  • Marta

    septiembre 14, 2017 at 8:20 pm

    Pues yo engorde 43 kilitos de nada!! De 70 a 113!!horrible! Mi nena acaba de hacer 1 añito y puedo decir que vuelvo casi a rozar mi peso (77k ahora) ya queda menos!! A mí me dio por comer del minuto uno al mes 5 que fue cuando acabaron mis bonitos, de ahí todo fue cuesta abajo y sin frenos por la retención de líquidos… pero bueno, de todo se aprende! Si hay un futuro hijo a cerrar el pico desde el principio! Pero para decir que hay luz al final del túnel!

    1. nuria_nueve_meses

      septiembre 17, 2017 at 5:08 pm

      Ay, pues yo con el segundo la he cagado igual jajaja. Solo que me he puesto manos a la obra antes. El verano me ha pasado factura… porque me he desatado así que tengo que retomar la vida sana jejeje. Para el próximo, tuyo claro, conciénciate si puedes. Yo me lo propuse y nada jajaja. Empiezo a pensar que es mi cuerpo, no yo jajaja. GRacias por comentar

Deja un comentario

Entrada anterior Entrada siguiente

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies
ACEPTAR

Aviso de cookies