Blog post

10 Trucos para sobrevivir a la bimaternidad

10 trucos para sobrevivir a la bimaternidad

Por supuesto, se trata de mierdertrucos* porque nadie me los ha pedido jejeje. Pero como leerme es libre y voluntario… aprovecho y los suelto, que a todos nos gusta mierderaconsejar, ¿o no? Sí, sois mis cobayas porque todo lo que me muerdo la lengua en persona, os lo suelto por aquí.

Pero, al lío. Tras 33 días siendo bimadre, he comprobado que ¡se puede! Igual mañana me muero pero, por ahora, sobrevivo. De hecho estoy hasta sentada frente al ordenador. El Nuevo en el fular, primer día que se duerme en él. Le está costando un poco hacerse al porteo pero ahora se ha quedado a gusto. Tan a gusto que se acaba de… ya sabéis.

He ido recopilando mentalmente algunos malabarismos que he estado haciendo en estos 33 días, sobre todo tras incorporarme a la vida civil.


1-No hables ni des información a la parte contratante desde otra habitación. Y menos si alguno de tus miniseres está llorando. Y nunca si lloran los dos a la vez. Me pasó un día y uf, qué estrés. El problema es que el otro se puede creer que has escuchado el, por ejemplo, “tiende tú la lavadora que yo recojo los juguetes”. Y, como no lo has oído pueden pasar dos cosas: te cae bronca por no hacerlo o la ropa sale verde de moho a los cuatro días que es cuando alguno de los dos se da cuenta del desaguisado. Qué olorcito más rico, ¿verdad? Y, si te hablan desde otra habitación, NO RESPONDAS. NUNCA, JAMÁS. Puede pensar que le has oído. O si le dices que no le oyes, te lo repetirá de nuevo, seguirás sin oírle y entraréis en una espiral de voces estresantes. Yo guardo silencio para que quede claro que no escucho (oír oigo pero el mensaje no llega).

2-Utiliza aplicaciones del móvil que te permitan compartir calendario y notas (en Apple puedes hacer un grupo de familia). Esto es muy útil para citas con pediatra, recados varios, lista de la compra… Cada uno puede ir anotando lo que se le ocurra y el otro lo ve. Así no hay que hablar/gritar de habitación a habitación.

3-Aprovecha el tiempo al máximo. Si en los años de estudios optimizáramos tanto el tiempo hablaríamos 4 idiomas y tendríamos dos másters. Por lo menos. Para aprovechar el tiempo nivel loca estos son mis tips (lo que vienen siendo trucos en moderno):
-usa mochila de porteo y hamaca de bebé
-tiende/friega mientras porteas

-llama por teléfono, responde correos, whatsapps… mientras das el pecho. Si te apañas con el bibe pues lo mismo

-lee mientras das el pecho (hay que evitar la atrofia cerebral)

-ponle el pijama al mayor mientras con el pie meces la hamaca del menor (mujer orquesta)

-hazte la coleta o píntate los morros en el ascensor mientras meces el carro del bebé con el pie. Un truco ideal es frenarlo  para que no se vaya de madre la cosa pero el peque se sienta mecido

4-Establece con tu par qué hay que hacer y divide y vencerás. Cada uno que vaya haciendo lo que le toque y al miniser, si se pone quejoso, os lo turnáis. Es fundamental, al menos para mí, que no nos coma la mierda ni el desorden, que desestabiliza mucho y genera más caos físico y también mental. Tampoco hay que obsesionarse porque no es la época de tu vida en la que tu casa saldría en la revista “Casas cuquis” y NO pasa nada. De hecho mi casa nunca podría salir. Bueno si, el día de zafarrancho y solo durante 10 minutos. Pero bueno, que se pueda recibir a los sevicios sociales sin que os retiren la custodia, vamos.

5-Que tu hijo mayor mezca al menor en la tumbona mientras vosotros vais haciendo otras tareas. Conste que esto surgió porque El Santo quiso ser él el que le meciera, que no somos padres esclavistas, ¿eh?

6-Lanzaos a la calle. Al aire libre los gritos o llantos suenan menos y son menos porque hay más distracción.

7-Come en casa ajena (suegra, cuñado, padres…) o pide tápers. Si con un bebé el tema de cocinar es misión imposible si incluyes otro hijo en la educación…

8-Descansa física y mentalmente lo que puedas: si es posible una siesta (descanso físico), entierra el móvil, apaga la tele y aprovecha el rato; aunque sea con el bebé en brazos (aquí enganchado al tetamen) ved una serio o peli (descanso mental). Esto si consigues que el mayor se duerma temprano.

9-Mantén la calma. Si se te va la olla comenzará una situación que ríete tú de la caída del imperio romano. Todo irá de mal en peor y es muy difícil parar eso y recomponer la situación. Mejor respirar y pensar cuáles son las mejores opciones de contraataque -pacífico y resolutivo- (vale para el marido/mujer y para los hijos)

10-Y, lo más importante, ¡asume lo que hay! Y, en línea con esto, en la medida de lo posible OMITE (trágate) COMENTARIOS NEGATIVOS . Sólo minan la moral, no aportan un mojón. Tanto al que los expresa, aunque en principio puede resultar un desahogo pero es un engaño, como sobre todo al que los tiene que escuchar/aguantar.

Criar es agotador, a veces desesperante, pero ya sabes lo que, ya sabes que es duro pero pasa. Pensar así hará que disfrutes más del proceso,que tengas más tolerancia a los momentos mortales, que quieras huir a Bahamas (o al pueblo de al lado) con menos frecuencia o que añores tus años mozos con menos intensidad (el típico “lo bien que estábamos antes… ). Está claro que el bebé no llorará siempre, que algún día dejarás de cambiar pañales uno tras otros, que volverás a comer sentado y sin nadie en brazos, que volverás a salir de casa sin sudar, que volverás a dormir, que volverás a tener momentos de pareja… y mucho más. Volverá la paz. Al menos, hasta que llegue la adolescencia.  Es cuestión de salir de tu propio cuerpo, ver la situación desde fuera y descojonarte de tu “desgracia”.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.


¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Entrada anterior Entrada siguiente

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies
ACEPTAR

Aviso de cookies